EL PLENILUNIO DEL BUDA

toro_luna

En la noche del miércoles 14 de mayo, la Luna mostrará su mayor tamaño y luminosidad, después de la Luna Roja del pasado mes de abril. En esta oportunidad se encuentra transitando por el signo de ESCORPIO, en exacta oposición con el SOL, que recorre, a su vez, el signo de TAURO. Momento de gran polarización, pues se enfrentan nuestras dos luminarias (Sol y Luna), antagonismo entre la noche y el día, y se muestra la contradicción entre el poder de resistencia y frontal coraje de un imponente bovino, como el Toro, y el ataque sutil, escondido y venenoso de un insecto, como el alacrán. Dos modelos y dos estilos contrapuestos.

BAJO LA LUZ DE LA LUNA

La máxima luminosidad de nuestro satélite ocurre cuando llega al punto opuestoo, con relación al Sol, recibe de éste su luz y la refleja sobre la Tierra, iluminándola desde que el Sol se oculte por el Oeste, y hasta que vuelva a aparecer por el Este, poniendo punto final a la noche. Pero, esta Luna tiene además la característica de verse más grandota, que lo habitual, pues coincide con su paso más cercano a nuestro planeta, ya que en apenas tres noches más alcanzará el punto del Perigeo. La distancia que separa a la Tierra de la Luna, oscila entre  357.000 y 406.000 kms., alcanzando esa noche una distancia de 376.000,  más cercana que el promedio  usual en noches de plenilunio, causa de que que ahora la veamos de mayor tamaño.

El hecho de que la Luna Llena se produzca esa noche en Escorpio, única vez que lo hace en este año, le otorga una condición singular, pues lleva implícita la noción de transformación profunda, oportunidad para un auténtico cambio en la manera de concebir el mundo y de vivir la vida. Lo hace, además, en compañía del planeta Saturno, que le imprime la cualidad de esfuerzo, madurez, concentración, sabiduría y responsabilidad. Es, por tanto, un momento crucial en quienes se encuentran buscando el camino que pueda conducirles a la Verdad de sus existencias y a romper con hábitos y esquemas trillados, que les aparta de su propia vía a la Felicidad plena.

La Luna Llena Saturnina de esa noche implica la conjunción de dos energías opuestas y complementarias: la sensibilidad, interiorización, entrega emocional y el conocimiento intuitivo de la Luna, junto a la capacidad de control, el establecimiento de formas y estructuras, la disciplina y la acción metódica, que exige paciencia, resistencia y seguridad, propios de Saturno. No es casual que la Luna Llena iluminadora y transformadora, de Buda, se le atribuya también su cualidad saturnina, la del ascetismo y la disciplina.

EL BUDA

ilu budaSe dice que Siddartha Gautama, su nombre original, provenía de una familia aristocrática que vivía en Nepal, una de las vertientes del Himalaya, después de abandonar a su familia y la cómoda vida que llevaba, se dedicó por cerca de siete años a la búsqueda del camino que lo condujera a la Plena Felicidad, y que lo eximiera de futuras reencarnaciones en el mundo material e ilusorio. Él sentía la necesidad de cortar con esa vida de sufrimientos, contradicciones, apegos y ambiciones de poder, riqueza y placeres, que siempre conducían a mayores frustraciones y dolores. Fue así que una noche de Luna Llena, en el mes de mayo, en plena primavera, cuando el Sol desde Tauro se oponía a la Luna en Escorpio, símbolo de muerte y resurrección, nace Siddartha a una nueva vida, al conseguir la Iluminación y el sendero verdadero que lo llevaría a superar las carencias y debilidades de su estereotipada condición humana.

Así, como el judaismo y el cristianismo, celebran la Pascua, como paso de la Muerte a la Vida, con la primera Luna Llena postequinoccio primaveral, el Budismo conmemora la conversión de Siddartha Gautama en Buda (el iluminado) con la segunda Luna Llena que sigue al mismo equinoccio de Primavera, en la época en que el Sol se opone a la Luna, por lo general en el eje Tauro/Escorpio, con el Festival del Wesak (o de la Primavera), para entrar en sintonía  con la noble iluminación búdica. Aquí convergen los eventos siderales con los sucesos terrenales, unidos a través del puente que crea el simbolismo (sincronicidad).

Aquella noche, en que Siddartha, después de buscar durante tanto tiempo, por distintas vías y de las más diversas maneras, el camino a la Verdad, que le permitiera romper los moldes de una vida ordinaria y convertirse a una realidad más plena, fue alumbrado por la luz del plenilunio, alcanzando la transformación en Buda. Así comenzó su recorrido por el auténtico sendero de la liberación, despojándose del espejismo de lo material, del falso placer carnal y de la limitada  percepción sensorial, que lo habían conducido a la infelicidad. Recibió la iluminación de la Luna Llena escorpiana, tal como había ocurrido también en el día de su nacimiento, y 46 años más tarde, en la noche de su fallecimiento.

La tradición indica que Siddartha le dio un vuelco a su vida al cumplir los 29 años, dejando todo lo que tenía, familia y riquezas, para dedicar los siguientes 7 años a la búsqueda de la iluminación, mediante la meditación, y desde que la logró, en aquella noche plenilunar de mayo, se dedicó durante los siguientes 46 años a transmitir la sabiduría alcanzada.

Como resultado de aquella trascendente experiencia mística Buda comprendió, y luego transmitió, las 4 nobles verdades: lo que es el sufrimiento; su causa u origen; su eliminación; y el camino de los 8 senderos, para su superación; a través del entendimiento, el pensamiento, la comunicación, la acción, la estilo de vida , el esfuerzo, la atención y la concentración meditativa correctos. Propone ese noble camino para superar el apego, la cobardía, la pereza, la duda, el afán de gloria y el orgullo, que conducen a la infelicidad y al sufrimiento, y, por ende, a la perenne reencarnación.

LA COMPAÑÍA DE SATURNO

saturno 2

La existencia de Buda estuvo marcada por la Luna Llena Escorpiana, pues se estima que tanto su nacimiento físico, como su iluminación y su conversión espiritual, así como su muerte ocurrieron bajo esa condición lunar. Se ha calculado su nacimiento hacia el año 576 antes de Cristo, cuando la Luna Llena de aquella primavera transitaba por Escorpio, en compañía del planeta Saturno, oponiéndose a un stellium de hasta 7 planetas en Tauro. Esa triple condición (Luna Llena, en Escorpio y junto a Saturno) no es común, y menos aún, oponiéndose al stellium da tantos astros. La conjunción Luna/Saturno natal ofrece indicios de ese esfuerzo y disciplina asumida por él para el desarrollo de su plena vida espiritual.

Saturno regresa al mismo punto de nacimiento hacia los 29 años, que es el momento que determina el cambio radical en la vida de Gautama, y la nueva responsabilidad adquirida frente a la evolución de su conciencia. Por eso, puede afirmarse que el difícil camino hacia su desarrollo interno contó con el apoyo de Saturno, símbolo del control, de la seguridad y la paciencia, en la vía hacia la Sabiduría.

ESTE PLENILUNIO

budaEsta Luna Llena del Buda es muy especial, pues se presenta acompañada de Saturno. Condición que la asemeja a ese momento singular del surgimiento de Buda, es decir, de la iluminación mediante el esfuerzo y la disciplina. No se producía una conjunción de esas características (plenilunio saturnino de mayo) desde el 6 de mayo de 1955; es decir, desde hace 59 años. Encontramos en esa coincidencia un dato significativo: estamos en un momento propicio para el surgimiento de una nueva conciencia a nivel personal y colectivo. Debemos romper con ataduras del pasado, con formas de pensamiento y con actitudes que impiden el acceso a la Verdad de lo que somos y de lo que deberíamos llegar a ser.

La Luna Llena ocurre en los 24° de Escorpio, afectando mayormente a los nativos del 15-16 de noviembre, quienes tienen su Sol natal en ese punto; en el plano colectivo, ese grado zodiacal corresponde al Ascendente y al Marte natal del horóscopo de Venezuela. Indicación de posibles procesos de apertura en la conciencia social.

Coincide este plenilunio con el paso del planeta Venus por el signo da Aries, produciéndose simultáneamente una cuadratura con Plutón, desde Capricornio, y una conjunción con Urano, el astro de los imprevistos y de los cambios radicales. La combinación de la Luna Llena escorpiana-saturnina, asociada a un descontrol de las emociones, que permite una visión más amplia de la dura realidad, y el descubrimiento de situaciones ocultas y clandestinas, junto a los difíciles aspectos que forma Venus con Plutón y Urano es indicador de una creciente manifestación de hechos y situaciones escandalosas. Con todo esto, algo se destapará y quedará en evidencia lo que permanecía oculto. Sin duda, con este plenilunio surgirá un nuevo camino a la Verdad.

Anuncios

DEL FATÍDICO ABRIL AL LABERÍNTICO MAYO

laberinto

El recién finalizado mes de abril se caracterizó por la formación de un inmenso campo de batalla en el espacio sideral. El protagonismo de Marte retrogradando, desde Libra, buscándole pleito al Sol, que ocupaba su espacio, en Aries; la primera Luna llena eclipsada con tinte rojo, de una serie de cuatro, en el bienio 2014-15; y una extraordinaria Cruz Cósmica, en extremo exacta, integrada por cuatro astros de suprema rebeldía, agresivos y mortíferos, desde la zona central de los 4 signos cardinales, crearon un pesado fardo belicoso. Tal configuración descargó su furia, dejando notas fúnebres a su paso, que reflejaban el ambiente de hostilidad, vivencias imprevistas y alteración de equilibrios, que caracterizó todo ese tiempo.

Llegó abril con un exceso de acontecimientos violentos de todo orden: record de mayor cantidad de sismos de gran intensidad,13 terremotos de gran magnitud (de los cuales 5 superaron la graduación 7,8 en la escala de Ritcher), crecidas e inundaciones (Afghanistan) , explosiones volcánicas (Ecuador), tornados (USA), grandes incendios (Valparaiso, Chile), naufragios (Sur Corea), colisiones de transporte colectivo (México, Togo), explosiones provocadas (Irak), conflictos bélicos (Pakistan, Siria), confrontaciones sociales (Ucrania), tensión Rusia-Occidente, etc. A eso se le sumó el fallecimiento de destacadas personalidades del mundo cultural latinoamericano, y el asesinato de un relevante militante de la revolución bolivariana. 

plutonazo                                                                                   

                                           CON EL SELLO DE PLUTÓN

La relación simbólica profunda entre los eventos astrales y los acontecimientos mundanos ha tenido una mayor repercusión debido a la única e inédita configuración de un Gran Cuadrado estelar, la denominada Cruz Cósmica, entre Marte, Júpiter, Urano y Plutón, ubicados cada uno en un ángulo extremo del cielo. Entre ellos sobresale la participación de MARTE, por ser el más rápido entre ellos, y por tanto el que auspicia y refleja las acciones violentas; y PLUTÓN, el más lento y alejado, y por consiguiente, el que ejerce mayor impacto y nos pone en contacto con la noción de MUERTE. De esa forma, la disarmónica sintonía de Plutón con los 13° de los signos Capricornio, Cáncer, Aries y Libra (en el mismo orden), creando ángulos de 0°, 180° y 90° respectivamente, ha desencadenado un desfile de diversas variedades de Muerte.

Para entender el rol de Plutón, es decir, las consecuencias de lo que llamaríamos un  “plutonazo”, convendría revisar los casos específicos de cinco personas, cuyos recientes fallecimientos han impactado a la colectividad. Se trata de Cheo Feliciano, quien sintió el efecto “Cruz Plutoniana” sobre su Sol de nacimiento (11° Cáncer); Gabriel García Márquez, lo recibió sobre su Plutón natal (13° Cáncer);  y la actriz Mayra Alejandra Rodríguez lo recibió sobre su Luna nativa (13° Capricornio), todos ellos fallecidos el pasado 17 de abril; luego, le tocó el turno a Oswaldo Vigas (22-A), cuando el plutonazo zarandeó su conjunción natal Venus-Plutón (13° Cáncer);  finalmente, el primer día de mayo, el efecto plutónico impactó la conjunción natal Venus-Júpiter (12° Cáncer) del músico cubano Juan Formell. A todos ellos, la abrileña Cruz Cósmica les taladró su dimensión corporal, en precisa sincronía con la mortífera acción plutoniana.

También, finalizando el mes de abril se produjo el asesinato del dirigente político y oficial militar, Eliézer Otaiza, un hijo de Capricornio, cuyo Sol natal comenzaba a recibir los fogonazos de Plutón, en tránsito por ese signo. Pero, sus circunstancias astrales difieren de las que se expresaron en los otros hechos luctuosos del mes. En este caso, la condición de fortaleza y protección astral, venía dada desde el nacimiento por un Gran Triángulo Armónico entre Sol (Capricornio), Júpiter (Tauro) y la conjunción Urano/Plutón (Virgo), en los tres signos de Tierra. Tres de los astros,  involucrados en la actual y conflictiva Cruz Cósmica, lograron anular el asombroso fluido protector de su vida; lo cual explica que este innato retador de la muerte, habiéndola vencido en al menos dos oportunidades previas, en las que estuvo en trance de morir, ahora cayó abatido por ella. He allí, la razón de tan estremecedora venganza del dios de los infiernos.

Los sucesos violentos, naturales y sociales, individuales y colectivos, de este último mes, se han desenvuelto bajo el manto asesino de Plutón, una condición que le otorga la batuta en la dirección de esos otros tres astros que se sumaron a la competencia por provocar y anunciar la mayor cantidad de desgracias. Un mes fatídico porque las manos y los planes del Fatum se puso de manifiesto de distinta forma y en los más variados escenarios.

lluvias                                                                                     

                                                      CON LAS LLUVIAS DE MAYO

Se corre la cortina para que el cielo de Mayo despliegue sus figuras y desarrolle sus acrobacias. Este mes de renovadas lluvias, mes de flores y frutos pregona luces en constante movimiento. Mercurio, en apenas 31 días, recibe las radiaciones de tres signos zodiacales (Tauro, Géminis y Cáncer), pasando la mayor parte del tiempo (22 días) en la zona de los gemelos, área por donde volverá a retrogradar en junio.  La seductora Venus lo imita, transitando también por un trío de signos (Piscis, Aries y Tauro), permaneciendo casi todo el tiempo (26 días) en Aries, retando a su amante Marte, que usurpa su territorio (Libra) y librando batalla con su antagonista, el domingo 11, día de la maternidad, en que se expresará esa frontal lucha entre lo masculino y lo femenino, que deberá resolverse en fusión e integración de ambas polaridades energéticas.

Simultáneamente con la oposición Venus/Marte Rx, se produce otra confrontación estelar entre Sol y Saturno, que se expresa en la primera quincena del mes, aunque el punto culminante de la misma se produzca el sábado diez. El brillo solar se rebela ante la pretendida restricción del Señor de los Anillos (Saturno): choque frente a la Autoridad, rebelión ante el Poder, alzamiento contra el Orden establecido. Dos semanas de lucha entre la rebeldía activa individualista y la limitación que imponen las leyes y el ordenamiento de lo colectivo.

Después de los maleficios del Martes 13, disfrutaremos de la imponente Luna Llena del Buda, acompañada de Saturno, sobre el Ascendente y Marte natales de Venezuela. Se desbordan las pasiones, la cordura cede paso a los impulsos viscerales y se incrementan los niveles de agresividad. Días difíciles, cuando Venus adquirirá la mayor proyección, pues se incorpora, con todos sus encantos, a la Gran Cruz Cósmica de los días de abril. Desde el domingo 11, en su oposición con Marte, reforzará su indómita locura afectiva cuando, junto a la Luna Llena del miércoles 14, se deje llevar por las más bajas pasiones plutonianas, y se junte con las fuerzas subversivas de Urano, al día siguiente, para culminar el domingo 18 en escandalosos arrebatos con Júpiter. Toda una semana de excesos venusinos.

Marte, el gran buscapleitos, dejará de estar reprimiendo su ira y mirando hacia atrás para retomar su avance hacia adelante, desde el lunes 19, cuando pise los 9° de Libra. Empezará entonces a acumular fuerzas para volver a conectarse con Plutón y Urano, a mediados de juniorecreando para ese momento las condiciones propicias para la confrontación y los desequilibrios telúricos y desastres naturales. El homólogo del dios guerrero modifica su dirección en consonancia con el cambio solar, al iniciarse la fase geminiana de nuestra Estrella Central, el martes 20.

Finalizará el mes de mayo, con cuatro eventos relevantes: la Luna Nueva de Géminis, el miércoles 28, en ángulo de tensión (90°) con el fantasioso Neptuno, los sucesivos ingresos de Venus, en el signo de Tauro, junto a Mercurio pasando a Cáncer, y la formación de un flujo armónico de 120° entre las energías del Sol y las de Marte. Ambiente que promete un nueva condición para la expresión de las relaciones humanas, basadas en el intercambio, el diálogo y la conciliación.

De la caótica, compulsiva, violenta y seca atmósfera del pasado abril pasamos a la laberíntica encrucijada de Mayo, período de inestabilidad climática, de constante cambio y de renovada actitud agresiva, que permitirá el surgimiento de nuevas fórmulas de convivencia y resolución de conflictos. Será un mes de transición hacia nuevos desafíos, ése será el laberinto que debemos atravesar hacia  el junio futbolístico.