PRIMER NOVILUNIO DEL AÑO ASTRAL

EL PRIMER NOVILUNIO

En la noche del lunes 27, comenzando la última semana de marzo, mes dedicado al antiguo dios de la guerra, se produce el primer Novilunio de la Primavera, en el norte. Es la Luna Nueva de Aries, primer signo de la rueda zodiacal, regido por el planeta Marte, que representa el impulso vital, el entusiasmo y la fuerza para emprender, luchar, conquistar e imponerse.

En esta época del año, el Sol transita por Aries. Es el signo del carnero, un animal adulto, macho, cubierto de lana, de tamaño mediano, caracterizado por su fuerza y arrojo, así como por el par de cuernos que utiliza para luchar y defenderse; especie utilizada para la reproducción y el sacrificio. El carnero es un símbolo de fuerza, de fertilidad, vitalidad y espíritu de lucha.

El recorrido solar por Aries coincide con la celebración religiosa de la Pascua, tanto judía como cristiana. Para el pueblo hebreo representa la conmemoración de la salida de Egipto y su liberación de la esclavitud, narrada en el libro del Éxodo. En el cristianismo es el paso de la muerte a la vida, con la resurrección de Cristo, después de su pasión y muerte; y como consecuencia de ello, la liberación de la esclavitud generada por el pecado.

Existe una sincronía entre la celebración pascual en las manifestaciones religiosas judeocristianas y el paso de la muerte a la vida que representa, en este período anual, la finalización del invierno y la aparición de la primavera. Por eso, el tránsito solar por Aries también se relaciona con los símbolos tradicionales y religiosos como una “transición” hacia la impulsividad vital de la primavera, representada en la imagen del carnero.

Así como el día 15 del mes Nisan (primer mes del año) judío es la celebración de la Pascua y el primer domingo después de la primera Luna Llena post-equinoccial se celebra la Resurrección cristiana, la primera Luna Nueva después del Equinoccio, viene a representar el primer día del nuevo año astral.

Esta última semana de marzo constituye propiamente la primera semana del nuevo año en el hemisferio norte, a pesar de que el calendario solar gregoriano haya impuesto el primero de enero (comenzando el invierno en el norte) como fecha inaugural del año civil. Ahora se integran el ciclo solar de un año con el ciclo lunar de un mes, en esta primera lunación post-equinoccial. Es en este momento cuando la energía planetaria contiene toda la fuerza para comenzar y emprender, al mejor estilo Aries.

Durante esta primera semana del año sideral se produce una elevada concentración de fuerzas astrales en Aries. Hasta cinco de los diez astros principales se hallan en sintonía con el Signo del Carnero: nuestras luminarias –Sol y Luna– transitan en conjunción con Venus Retrógrado, en el primer decanato, y la dupla Mercurio-Urano hace lo propio en el último tramo del signo. Tal cúmulo de corriente cósmica en esa zona zodiacal es indicación del excedente energético de estos días y su proyección a lo largo de todo el año.

A lo largo de toda la semana la Luna Nueva estará conectándose directamente con la mayoría de los planetas que se hallan en la zona, incluyendo a su regente Marte, que ahora pasa por Tauro. Entre el lunes 27 y el jueves 30, nuestro satélite entrará en conjunción sucesivamente con Venus, Sol, Urano, Mercurio y Marte; pero, además, en la noche del martes 28 será parte integrante de una triangulación de alta tensión con la oposición que se ha formado entre Urano y Júpiter, en fuerte tensión con Plutón.

Todos los aspectos planetarios antes descritos son indicadores suficientes de los niveles de intensidad energética que prevalece en los primeros días de la semana, que a su vez, sirven como señal de la forma en que se manifestarán las fuerzas cósmicas a lo largo de todo el año astral.

No es casual que en estas dos primeras jornadas de la semana, en el seno de la Organización de Estados Americanos se lleve a efecto una candente discusión sobre el caso venezolano. Las condiciones astrales de alta concentración de energía ariana son indicio de los niveles de crispación y confrontación que pudieran generarse sobre esa temática, en la sede de ese organismo multilateral continental.

Con el primer Novilunio primaveral de este nuevo año las cartas están echadas. La disposición de los planetas en la esfera sideral, sus flujos energéticos y las conexiones entre ellos, están siendo activadas y repotenciadas con el paso de la Luna por Aries. Los acontecimientos terrenales de esta semana actuarán como una muestra representativa de los sucesos que se irán desenrollando y desarrollando a lo largo de las próximas trece lunaciones.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s