2018

 

2018: EL AÑO DE LA REVOLUCIÓN DE LAS REVOLUCIONES

Las connotaciones ideológicas, políticas y económicas del término REVOLUCIÓN provienen de su significado científico relacionado con la astronomía.

Se designa con el término REVOLUCIÓN a la vuelta completa que da un cuerpo celeste en torno al astro alrededor del cual gira. Esa palabra proviene del latín “Revolutio”, que significa volver (re) a rodar (voluto), girar, dar una vuelta o revolver.

La REVOLUCIÓN más paradigmática es la de nuestro planeta. La vuelta que cada 365 días, cinco horas, 46 minutos y 48 segundos da otra vuelta a nuestro Sol. Es la que recibe por nombre AÑO.

Pero, hay algunas REVOLUCIONES más complejas: cuando una revolución coincide con otras revoluciones. Se produce así una revolución dentro de la revolución o una revolución de revoluciones.

Una de las características más peculiares del inicio de este año 2018 es la confluencia de varias revoluciones astrales. Por eso es un año de Revolución de Revoluciones.

CALENDARIO GREGORIANO 

Por decisión del Papa Gregorio XIII, desde el 1 de enero de 1583 comenzó a celebrarse el inicio de año nuevo en el primer día de ese mes, pues hasta entonces el nuevo año se festejaba con la entrada de la primavera, el 25 de marzo de cada año, tal como regía en el anterior calendario juliano (instaurado por Julio César 1629 años antes).

El 24 de febrero de 1582 el mencionado Papa anunció la instauración del nuevo Calendario -que recibiría el nombre de “gregoriano” por el que se regiría la Iglesia Católica.

El nuevo calendario entró en vigencia el 15 de octubre de 1582 como el día siguiente al 4 de octubre. Así se eliminarían de un plumazo 10 días (del 5 al 14 de octubre), con el fin de corregir las distorsiones (un desfase acumulado, para ese momento de hasta diez días) que provocaba la aplicación del calendario juliano, en relación con la forma de contar los años y la realidad del movimiento de traslación de nuestra Tierra.

Progresivamente, en los años y siglos siguientes la mayoría de los países del mundo lo fueron adoptando para los asuntos civiles, aunque se mantengan aún en vigencia las celebraciones culturales, de acuerdo con los propios calendarios y tradiciones religiosas en diversas partes del mundo.

CONFLUENCIA REVOLUCIONARIA

A las 10 horas y 25 minutos de la noche (hora de Venezuela) del primero de enero de 2018 la LUNA y el SOL estarán en posiciones antagónicas en el cielo: ella transitando por los 11° 36′ de Cáncer y él por los 11° 36′ de Capricornio. Así se produce el primer Plenilunio del nuevo año.

Hace 19 años, siendo las 10 horas y 51 minutos del primero de enero de 1999, LUNA y SOL estaban en idéntica ubicación zodiacal: ella a 11° 15′ de Cáncer y él a 11° 15′ de Capricornio, produciéndose un fenómeno similar:  el primer Plenilunio de aquel año (el último del siglo XX).

El lapso transcurrido entre aquel inicio de año y éste corresponde a casi 6.940 vueltas de nuestro planeta sobre su propio eje (días). Ése es el tiempo requerido (19 años) para que vuelvan a encontrarse Sol y Luna en las mismas condiciones.

Cada 19 años se repiten las mismas posiciones y distancias de nuestras dos luminarias. Los 19 ciclos del Sol confluyen con los 235 ciclos sinódicos de la Luna.

En el siglo V a.C.  el astrónomo griego Metón se percató que en ese tiempo de 19 años se repetían las mismas posiciones de Sol y Luna, en idénticas fases lunares. Por eso, a este ciclo se le conoce también como ciclo metónico.

La revolución del Sol, que en realidad es de la Tierra, y la revolución de la Luna se expresan de manera similar, pues ambos astros coinciden en sus respectivas ubicaciones siderales. Por eso, en las mismas fechas vuelven a presentarse las mismas fases lunares que habían ocurrido 19 años antes.

Además de ésa, muchas son las coincidencias astrales entre el año 1999 y el 2018… entre el primer año de la Revolución y este décimo nono año a punto de comenzar.

OTROS ARTÍCULOS SOBRE 2018:

2018: AÑO PLENILUNAR CON SAL Y PIMIENTA (pulsa aquí)

2018: EL AÑO DE LAS TRECE LUNAS (pulsa aquí)

 

Anuncios