QUÉ LUNA TAN LUNA! SUPER LUNA, AZUL, ROJA Y ECLIPSADA

UN PLENILUNIO SUPER ESPECIAL

El miércoles 31 de enero se produce un fenómeno muy peculiar: nuestro satélite adquiere una dimensión superior, ya que reúne varias condiciones que la hace romper con los patrones convencionales de lo que cada 29 días y medio sucede cuando se opone al Sol y muestra la totalidad de su cara visible al planeta Tierra: un PLENILUNIO.

He aquí las tres características más llamativas de esta Luna Llena:

  • SUPER LUNA. Tan sólo 27 horas y 32 minutos antes de llenarse completamente de luz la esfera lunar, nuestro satélite ha pasado por el punto más cercano a la Tierra, a tan sólo 358.998 kms. de su superficie. Por tanto, para el momento del Plenilunio la Luna se halla a 363.396 kms., unos 20.000 kms. más cerca de lo que es su distancia promedio de la Tierra (382.000 kms.).  Por eso, se ve más grande y brillante que lo habitual. Sin embargo, no llegará a apreciarse tan grande como la precedente (01-01-2018), pues ésta estuvo todavía más cerca de nosotros, a tan sólo 357.255 Kms., es decir, la de ahora está 6.141 kms. más lejos que la del primer día del año.
  • COMPARACIÓN DE LAS TRES ÚLTIMAS SUPERLUNAS                                            DIC 2017 / ENERO 2018
    PLENILUNIO FECHA/HORA PERIGEO FECHA/HORA DIFERENCIA TIEMPO DISTANCIA TIERRA ORDEN CERCANÍA
    03 DIC 2017   11:48 04 DIC 2017  04:42       357.497 kms.  (-) 16h / 54m 360.247 kms. 2
    01 ENE 2018   22:25 01 ENE 2018 18:03            356.566 kms. (+) 04h / 22m 357.255 Kms. 1
    31 ENE 2018   09:28 30 ENE 2018 05:56      358.998 kms. (+) 27h / 32m 363.396 kms. 3

    Como se desprende del cuadro anterior, aún cuando el actual Plenilunio es considerado técnicamente una Super Luna, pues su distancia de la Tierra es menor de 367.000 kms. y ocurre a menos de 36 horas del Perigeo, no llega a tener la apariencia tan voluminosa como las dos anteriores (1 de enero y 3 de diciembre).

  • LUNA AZUL. Estamos ante una circunstancia poco común: la presencia de dos plenilunios en un mismo mes calendario. No ocurría algo de esta naturaleza desde el 31 de julio de 2015. Suele presentarse cada 2.5  – 3 años aproximadamente, en meses de 31 días. En esta oportunidad, por suceder el último día de enero y que febrero no tiene sino 28 días, el próximo mes de marzo volverá a darse la misma circunstancia. Este año tenemos dos Lunas Azules consecutivas; evento más raro aún, que no había ocurrido en el presente siglo, ya que la última vez se presentó en los meses de enero y marzo de 1999 (hace 19 años).

 

El término Luna Azul, no tiene nada que ver con el color aparente de esta Luna, ni con los fenómenos físicos de su ubicación con respecto a la Tierra, sino con la traducción del inglés (Blue Moon). El término “blue” (blwe) es una especie de  abreviación de belewe (ahora betray), que en inglés antiguo quería decir traidor. Se le daba así una connotación de traidora a la Luna, por colarse por una segunda vez en el transcurso del mismo mes, cuando en realidad la verdadera traición era la utilización de un calendario no lunar (gregoriano), que posibilitaba que eso pasara, hecho por demás contradictorio; ya que la denominación mes en castellano, proviene del latín “mensis” derivado a su vez del griego “mene” que significaba Luna; al igual que en inglés, la palabra month se deriva de moon (luna), e incluso en rumano la palabra luna se traduce al castellano como mes. Por tanto, se consideraba contrario a la lógica y a la costumbre que un mismo mes hubieran dos lunas; así, a la segunda de ellas era considerada una especie de traición al sentido común.

ÚLTIMAS 9 LUNAS AZULES

FECHA         HORA POSICIÓN ZODIACAL
31-1-1999 12:08 11° LEO 20’
31-3-1999 18:50 10° LIBRA 46’
30-11-2001 16:50 08° GÉMINIS 43’
31-07-2004 14:06 08° ACUARIO 51’
31-12-2009 15:14 10° CÁNCER 15’
31-08-2012 09:59 08° PISCIS 34’
31-07-2015 06:44 07° ACUARIO 56’
31-01-2018 09:28 11° LEO 37’
31-03-2018 08:38 10° LIBRA 45’
  • LUNA ROJA o de SANGRE = ECLIPSE TOTAL DE LUNA. Apenas dos minutos después de su plenitud, nuestro satélite queda en el punto central de la sombra emitida por la Tierra, al estar ésta atravesada en la línea de fuego que forman el Sol de un lado y la Luna en el extremo opuesto. Se produce así un Eclipse Total de Luna. Cuando se recupera la visibilidad de la Luna, las condiciones de nuestra atmósfera posibilitan la percepción de un color rojizo sobre su imagen. Por eso, se le otorga a los eclipses totales de luna el apelativo de Luna de Sangre o Luna Roja.

EL ECLIPSE TOTAL DE LUNA

A las 09:30 del miércoles 31 de enero (hora de Venezuela) la Luna estará totalmente oculta. Fenómeno que no podrá apreciarse en Suramérica, por impedirlo la luz diurna, sino en la noche de ese mismo día, en las regiones de Asia, el Pacífico y Australia, donde para ese momento ya será de noche ; y en horas previas al amanecer, en la región occidental de Norteamérica.  Todo el proceso de ocultamiento lunar tendrá una duración 3 horas y 23 minutos, de los cuales sólo será Total durante una hora y 16 minutos (entre las 07:48 y las 11:12, en Venezuela).

La zona del cielo en donde se hará el alineamiento SOL – TIERRA – LUNA es el eje Acuario/Leo, cuando la Luna esté pasando por los 11° 38′ de Leo. El único eclipse previo de Luna (en los últimos 318 años) ubicado en esa misma longitud zodiacal (11° Leo) ocurrió hace 19 años, el 31 de enero de 1999; aunque el de ese momento no fue Total, sino de Penumbra, ni tampoco se presentó como Super Luna, ya que el Plenilunio se produjo cuando la Luna se hallaba a 382.717 kms.; por tanto, dentro de su distancia promedio con respecto a  nuestro planeta. Aquel Eclipse sí se asemejaba al actual en lo que corresponde a la cualidad “Azul-traición” de la Luna.

EL CICLO DE LOS DOS ECLIPSES EN VENEZUELA: 19 AÑOS

El período transcurrido entre dos eclipses lunares ubicados en el mismo punto zodiacal nos indica la coincidencia entre el número de vueltas que han debido dar, tanto la Luna como la Tierra, para volverse a colocar en idénticas condiciones de alineamiento con el Sol.

La Luna tiene que dar 254 vueltas en torno a la Tierra, y ésta hacerlo 19 veces alrededor del Sol, mientras gira 6.940 veces sobre su propio eje, para que nuestras dos luminarias retornen a los mismos puntos y restablezcan las mismas relaciones entre los tres astros. Son 470 alineamientos entre los tres, de los cuales 235 en forma de Plenilunio.

En el plano terrenal podemos hablar de un período de 235 lunas, las que marcan toda una cualidad de la energía, desde su surgimiento hasta su ocaso, en las que hasta las condiciones climáticas y las fechas mantienen similares características.

Hace 19 años, cuando llegaba a su fin el mes de enero de 1999, a tan sólo 48 horas del ascenso de Hugo Chávez como Presidente Constitucional de Venezuela, se produjo -como ahora- un Eclipse (Penumbra) de Luna, que marcó el inicio de un nuevo ciclo político.

No se trataba de cualquier Eclipse de Luna, ni de cualquier alineamiento de nuestras luminarias, éste era extraordinario. Era también una Luna Azul que se alineaba con la Tierra, el Sol y Urano (el planeta de la Revolución, de los cambios drásticos) en la parte más elevada del cielo.

Un gran Triángulo de Tensión, o Cuadratura en T, dominaba el cielo, integrado por la oposición entre Marte y Saturno (conflicto con el poder) y la cuadratura de cada uno de ellos con Neptuno, que es el que le da un toque de ilusión, idealismo y locura a ese enfrentamiento con la imagen del poder. A esa hora del Eclipse, ascendía por el horizonte, el signo de Tauro, otorgándole un carácter estabilizador, fuerte, resistente y persistente; bajo el dominio de Venus en Piscis, con su toque encantador y seductor. He allí el contenido potencial del ciclo que se iniciaba.

Transcurridas las 235 lunas correspondientes, llegamos al momento presente: otro Eclipse de Luna Azul, a los mismos 11° de Leo, pero ahora como Super Luna Roja (Total). Es decir, con una intensidad superior. El ciclo llega a su fin y se transita hacia una dimensión superior.

La Luna eclipsada se alinea también con Venus, además de la Tierra y el Sol, dándole a este momento una cualidad afectiva, seductora y sensual, que se sublima en consideraciones utópicas y de pensamiento abstracto. El ejercicio del poder (Saturno) se identifica con la fuerza oculta y escabrosa (en conjunción con la Luna Negra), mientras el mediador (Mercurio) se pierde en su salto de Capricornio a Acuario, sin lograr definiciones claras ni términos precisos. Incertidumbre y oscuridad en la lucha agónica del ciclo que termina y del angustioso despertar a la consciencia de un nuevo ciclo.

Al momento del oscurecimiento de la Luna emerge por el horizonte el planetoide Quirón, erigiéndose como el ductor de esta hora. El centauro sanador, llamado a curar con dolor las heridas, extirpando lo dañado y purificando el organismo. Lo hace desde la confusión submarina de los Peces, guiados por la batuta idealista, evasiva y engañosa de Neptuno, recluido en las profundidades de su alienada psique.

COMPARACIÓN ECLIPSES DE LUNA A 11° LEO

FECHA HORA TIPO CUALIDAD PLANETA GUÍA SIGNO       ASC. DISTANCIA TIERRA
31-1-99 12:18 Penumbra LunaAzul URANO Tauro 382.717 kms.
31-1-18 09:30 Total SuperLuna           LunaAzul               LunaRoja QUIRÓN Piscis 363.396 kms.

Por su cercanía a la Tierra y su condición de cubrir totalmente a la Luna, el presente Eclipse contiene mayor potencia transformadora que el que se presentó con el inicio de la Revolución Bolivariana. En aquel entonces estábamos en el albor de un nuevo gobierno, ahora estamos en las postrimerías de un accidentado gobierno, que ha requerido de un Acuerdo con los factores de oposición y la ayuda internacional para transitar hacia una nueva elección presidencial

Así como el Eclipse del 31-1-1999 abrió las puertas del optimismo a una época impregnada de transformaciones en lo social, político y económico, el de este 31-1-2018 nos anuncia el tormentoso camino por recorrer, para superar el clima de frustración e incertidumbre que acompaña a todo aquello que fenece.

LOS MÁS AFECTADOS

La simbología de un Eclipse Lunar implica la suspensión del flujo de energía lumínica que emite nuestro satélite a la Tierra. Ello provoca una alteración de la energía. Por tratarse de la Luna, que se asocia con lo femenino, lo misterioso, lo emocional y lo nutritivo, podemos inferir que los principales cambios se presentan en el plano emocional, lo que conlleva a una modificación sustancial del comportamiento que incide en diversas áreas.

Todos los habitantes del orbe se verán afectados por este fenómeno, pero, con más intensidad en aquellos territorios en que tal condición lunar se presenta en horas nocturnas, por cuanto son sus habitantes los que percibirán de manera directa esa suspensión de las vibraciones energéticas.

Por encontrarse la Luna en el signo de Leo, aquellos individuos nacidos en la fecha en que el Sol transitaba por allí, son los que de forma directa serán más afectados. También quienes tengan el Ascendente, o algún otro astro o punto astrológico en esa área, recibirán el impacto del Eclipse.

Los nacidos alrededor del 3 de agosto son los más afectados, por su posición solar de nacimiento; pero, también los del 31 de enero-1 febrero porque la Luna estará en el punto opuesto; en menor medida también podrán verse afectados los que nacieron con el Sol a 11° de Tauro o a 11° de Escorpio (los dos puntos medios de la oposición Sol/Luna) ; esto es, los que nacieron alrededor del 1 de mayo y del 3 de noviembre.

 

 

Anuncios

EL PRIMER NOVILUNIO

El martes 16 de enero se produce el primer Novilunio del año 2018. Las condiciones astrales de ese momento representan el cúmulo de energía cósmica que se desplegará a lo largo de todo el período.

A poco menos de dos horas para que concluya el día se juntan el Sol y la Luna, en el mismo punto zodiacal (26° de Capricornio), comenzando así una nueva relación entre nuestras dos luminarias.

Este nuevo Ciclo Sinódico Lunar es sumamente importante, ya que alcanzará su máximo desarrollo dos semanas más tarde, cuando la Luna en plenitud se ocultará al pasar por la sombra que emite nuestro planeta, provocando el primer Eclipse Total de Luna de este año y la segunda Luna Llena del mismo mes, fenómeno que recibe el nombre de Luna Azul (Blue Moon).

Este mismo Ciclo Lunar terminará un mes más tarde, el jueves 15 de febrero, cuando se vuelvan a unir nuestros dos faros celestiales, provocando esta vez un Eclipse Parcial de Sol. Esa es la oportunidad en que la cultura oriental celebra el inicio de la declinación de la estación invernal y determina el comienzo de un nuevo año: El Año Chino del Perro de Tierra.

LOS PROCESOS DE MUERTE

El mapa astrológico de este Primer Novilunio nos ofrece pistas acerca de las experiencias terrenales que se desplegarán a lo largo de todo el año. Una concentración del 40% de de los astros en la cuadragésima parte de la esfera zodiacal: PlutónSolLunaVenus, todos ellos ubicados en una longitud de apenas : entre los 19° y 28° de Capricornio. El planeta Urano sobre la cúspide de la Casa octava, y en ángulo de 150° con Marte, en Escorpio.

La posición de Plutón junto a Sol, Luna y Venus; la casa octava y Escorpio representan una energía asociada con la Muerte, la transformación y el renacimiento, que marcan este nuevo ciclo lunar que se expresará con dos eclipses (de Luna y de Sol) que también se relacionan con cambios drásticos.

2018: UN AÑO DE GRANDES CAMBIOS

El mapa astral de este primer Novilunio nos anuncia que las condiciones generales de este año Dos Mil Dieciocho  conlleva situaciones y experiencias relacionadas con procesos colectivos de transformación.

 

FASE TERMINAL

EL AMOR, LA MUERTE Y EL TIEMPO.

Cuando el Sol se sumerja por el horizonte occidental, en la tarde del lunes 8, desde lo más alto del cielo podrá observase a la LUNA con media cara iluminada, precisamente aquella que mira hacia occidente. Habrá comenzado entonces la ÚLTIMA FASE de su ciclo sinódico.

A las 18 horas y 26 minutos de ese día es el momento exacto del primer CUARTO MENGUANTE de este 2018, cuando la LUNA forma un ángulo exacto de 9con el SOL. Con ella comienza la noción de término, acabamiento, disolución, final y muerte. Durante OCHO días y CUATRO horas (menos 8 minutos), la LUNA irá disminuyendo su tamaño, luminosidad y presencia nocturna hasta desaparecer completamente de la bóveda celeste.

Se trata de un MENGUANTE especial: La LUNA desde Libra, símbolo del Otoño (la vida que va acabando) no sólo crea un ángulo crítico con el Sol, sino que lo hace también con los dos planetas que lo escoltan: Venus y Plutón.

En la noche del martes 16 (22:18), LUNA y SOL ocuparán la misma posición sideral: 26° (2+6=8) 54′ (5+4=9).

Ese lapso: entre el lunes 8 en la tarde y el martes 16 en la noche: un poco más de OCHO días será el tiempo adecuado para las finalizaciones. En ese período ocurre, adicionalmente, una GRAN CONJUNCIÓN de TRES ASTROS: SOL/VENUS/PLUTÓN, el martes Nueve de enero, entre las 04:03 y las 05:31 de la madrugada.

Desde el viernes 12, a las 18:30 hasta el martes 16 a las 22:18 (4 días, 3 horas y 48 minutos), la Luna Menguante estará en su etapa BALSÁMICA, en la que propicia los procesos sanadores, de duelo o consciencia de pérdida, que implica toda muerte o terminación.Se inicia esa sub-fase de purificación, cuando nuestro satélite esté transitando por los 08° de Sagitario.

EL OCHO Y EL NUEVE

Nótese cómo se repiten en el deambular de la LUNA de esta semana los números OCHO y NUEVE.

AÑO 18: último número OCHO y que sumado da NUEVE.

DÍA 8: del mes 1, que sumado también da NUEVE. 

HORA 18: último número OCHO y que sumado da NUEVE.

A los OCHO días termina el CUARTO MENGUANTE, para iniciar la LUNA NUEVA.

El CUARTO MENGUANTE se produce con la LUNA a 18° de Libra y el SOL a 18° de Capricornio.

La LUNA BALSÁMICA se inicia de los 08° de Sagitario (el signo número 9 del zodíaco).

La LUNA NUEVA ocurre a 26° (2+6=8) y 54′ (5+4=9) de Capricornio.

El Número OCHO, en astrología corresponde al signo de ESCORPIO, que se asocia con cambios profundos, los procesos de transformación, el mundo oculto y la muerte.

El planeta regente de Escorpio es PLUTÓN. Ese astro, asociado con el dios del mismo nombre, es identificado con lo que termina, las rupturas de fondo, el punto final, la muerte.

La casa VIII, en el mapa natal astrológico, se relaciona con lo que se acaba, las pérdidas, las transformaciones personales, la intensidad emocional, la sexualidad y la muerte.

El Número NUEVE: es el último de las cifras simples, que se asocia con la plenitud y el fin de un ciclo: es decir, con lo que se acaba, termina o muere, para renacer o reiniciar una nueva etapa de vida. Se le asocia con lo circular, donde algo empieza y termina al mismo tiempo, el ciclo completo…

 

 

El DIECIOCHO (1+8=9) es el número que le corresponde a la LUNA en las cartas del Tarot.

Este año 2018 es un año muy LUNAR, pues comenzó con una SUPER LUNA, el 01-01-18, y seguirá con dos Lunas Azules consecutivas, y dos Eclipses Totales de Luna.

LA TRIPLE CONJUNCIÓN DEL NUEVE

El MARTES NUEVE se presenta en el cielo el evento astral más significativo de esta semana Menguante: la conjunción de tres astros en CAPRICORNIO.

VENUS alcanza al SOL y se fusiona con él. Punto de máximo desarrollo del ciclo de VENUS, iniciado el pasado 25 de marzo, hace 9 meses (41 semanas o 290 días). En estos días, esa brillante estrella que nos anunciaba la salida del Sol, deja de verse, para cambiar de posición en el cielo y convertirse tiempo después en la que anuncie la llegada de la noche. Es el planeta más cercano a la Tierra. Una hora después de esa unión con el SOL, se junta con PLUTÓN, el más pequeño y alejado de los planetas, formando un TRÍO de extraordinaria fuerza a 19° de Capricornio.

La triple conjunción del martes 9 nos conecta con tres personajes que forman parte de la existencia terrenal: el Amor, representado en VENUS; la Muerte, representada por PLUTÓN; y el Tiempo, esa dimensión en que transcurre una vida, que surgió del Amor y concluye con la Muerte.

El Tiempo, lo que va del nacimiento a la muerte, se relaciona con la época del año en que el Sol transita por el signo de Capricornio; período que comienza con el Solsticio de Capricornio y en el que se contabilizan los años (Calendario Gregoriano). Es el período en que suele haber mayor consciencia de la duración, esto es, de la dimensión temporal.

En suma, esta semana en que va feneciendo el ciclo lunar y que Plutón, el astro que consume con su fuego infernal lo que debe cesar, para transformarlo en nueva vida, se junta -desde la borrascosa cumbre capricorniana- con la conjunción del Sol creador y la fuerza engendradora del Amor (Venus).

Todos los signos de esta semana señalan que entramos en la Fase Terminal de un ciclo que llega a su final, impregnado de sentimientos. No es de extrañar que un personaje de la vida real concluya en estos días su periplo vital, provocando consternación y dolor en el Alma Colectiva, como expresión concreta de las actuales manifestaciones astrales.

La Muerte del Tiempo del Amor. El Amor del Tiempo de la Muerte. El Tiempo de la Muerte del Amor. El orden de los factores no altera el producto.