6 EVENTOS SIGNIFICATIVOS BAJO UN SOL PISCIANO

A medida que pasa el tiempo, es decir, a medida que nuestro planeta sigue girando sobre su eje, simultáneamente con su recorrido alrededor del SOL, se aceleran los acontecimientos celestes, a la par que avanzan los sucesos terrenales. He aquí los EVENTOS ASTRALES más llamativos de este período:

  • El pasado lunes 18 de febrero el SOL comenzó su tránsito por PISCIS. Este signo representa el último trecho de la esfera zodiacal, es la fase terminal del retorno del Sol de su viaje al Trópico de Capricornio. Es el que expresa la transición entre dos estaciones climáticas: el fin del invierno en el norte y la preparación para la llegada de la próxima primavera.

PISCIS es el último de los doce signos zodiacales. Está representado por dos peces que nadan en dirección contraria. Es un signo de agua, asociado con las emociones, que está vinculado con los procesos no tangibles del mundo interior: los sueños, las ilusiones, el sufrimiento y la entrega a las vivencias del Espíritu. Durante este lapso (30 días) la introspección, la confusión y la idealización conspiran para tomar el descontrol de la vida.

  • El mismo lunes 18, se produjo la llegada de QUIRÓN a Aries. Eso marca el fin de un ciclo y el comienzo de otro, de ese planetoide. Es un ciclo de 50 años. La última vez que Quirón ingresó formalmente en Aries (sin incluir el breve asomo del año pasado) fue el 30 de enero de 1969, y permaneció en ese fogoso signo por más de 8 años (hasta finales de marzo de 1977).

Quirón representa la fuerza sanadora que contiene el dolor y el sufrimiento. Nos conecta con la imagen de una herida que ejerce una acción curadora.  Al estar ahora, en los próximos 8 años (hasta abril de 2027) bajo el reinado del Carnero y su regente Marte, nos pone en contacto con las heridas de guerra. Fue en su anterior período ariano que se vivió con más intensidad el dolor de la Guerra de Viet-Nam (1969-75).

  • Un día más tarde se produjo la oposición entre SOL y LUNA, momento en que nuestro satélite captó toda la luz solar y la reflejó desde su superficie hacia nuestro planeta. Es el PLENILUNIO. Eso ocurría mientras el Sol comenzaba su paso por PISCIS, y la Luna lo hacia por el signo opuesto: VIRGO. Ese momento de máxima llenura lunar se expreso de una forma peculiar, pues ella acababa de pasar por el PeriGeo más reducido del año (356.766 kms.), provocando la impresión de tener un tamaño superior al habitual, por estar tan cerca de la Tierra. Por eso, se le conoce como una SUPER LUNA.

Esta Super Luna señaló el comienzo del mes de Piscis y la siguiente Luna Llena indicará su final. Coincidirá entonces el último mes zodiacal exactamente con un ciclo lunar sinódico. Estas dos Lunas Llenas con las que se inicia y termina el signo de PISCIS le otorgan a este período un carácter especial:  el fluir constante de las emociones y el arrebato pasional.

  • Al culminar las fiestas carnestolendas, el venidero 5 de marzo, comienza el primer período de Retrogradación de MERCURIO. Durante 23 días el planeta de las comunicaciones desarrollará su tránsito invertido, recorriendo la segunda mitad del signo de los PECES. Se encontrará con el Sol, en la misma longitud zodiacal (24° de Piscis), el 14 de marzo. En esa fecha Mercurio inicia un nuevo ciclo y cambia de posición en el cielo, dejando de aparecer por el horizonte occidental a primeras horas de la noche, para reanudar su función de anunciador de la llegada del Sol, al presentarse antes del alba, por el horizonte oriental.

Estas tres semanas de retrogradación mercuriana (del 5 al 28 de marzo) las comunicaciones quedarán sometidas a un clima de confusión y se expresarán de forma más patente las divergencias y los desencuentros. No es un buen tiempo para llegar a acuerdos o firmar contratos.

 

  • Al siguiente día -el jueves 6 de marzo– se produce la conjunción exacta entre el SOL y el regente natural de Piscis, NEPTUNO. Ello le da más intensidad a las condiciones propias de este mes zodiacal: la imaginación, la evasión, la confusión y lo etérico. Si le sumamos el carácter retrógrado de MERCURIO, que representa la cualidad analítica y observadora, ahora interferida, la sensación caótica se incrementa ostensiblemente.
  • A los cinco eventos siderales mencionados hay que agregarle el más significativo de todos: la llegada del planeta URANO al signo de TAURO, el mismo jueves 6 de marzo. El planeta más excéntrico, rebelde, sorpresivo e indescifrable del sistema solar, transitando por el área más estable, cómoda, inalterable, obstinada e inmutable de la autopista sideral (Tauro). Permanecerá en ese signo hasta 2026 (7 años). Se inicia, por tanto, una etapa de alteraciones en el medio social y político, pero también en el ámbito natural y telúrico. El anterior ingreso de Urano a Tauro se produjo en 1935, año en que murió el General Gómez (Venezuela), derrumbándose una dictadura de 27 años;  y España se preparaba para su cruenta Guerra Civil (1936-39), que acabó con la República.

El estreno de este tránsito de URANO por TAURO bien merece otro relato.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s