LA SUPER LUNA ROJA

Durante la noche del domingo 20 de enero y la madrugada del 21, los habitantes del continente americano tendremos la oportunidad de vivir y observar un fenómeno astronómico singular: un Eclipse Total de Luna, que le cambia su color habitual, de un brillo blanco azulado a un tono opaco rojizo. Pero, no es cualquier eclipse, este acontecimiento estará acompañado por una cualidad especial, nuestra LUNA ahora se verá mucho más grande que de costumbre, por lo que es merecedora de una adjetivación superlativa: una SUPER LUNA ROJA. Estamos ante la más extraña Fúlgida Luna del mes de enero.

Este fenómeno singular congrega cuatro condiciones:

  1. Es la primera Luna Llena del año, la de enero y la segunda (central) del período invernal en el norte (o de verano en el sur). Representa el momento álgido de esa estación climática.
  2. La LUNA logra completar su figura redonda apenas 15 horas antes de su paso por el punto más próximo a la Tierra. Junto a la del próximo mes de febrero, serán las dos lunas más cercanas de todo el año, otorgándoles una dimensión superior al normal.
  3. ECLIPSE TOTAL. Por la latitud en la que se encuentra, en relación con el Sol y la Tierra, su cara visible quedará completamente ensombrecida. Será el único Eclipse Total de nuestra Luna en los siguientes 28 meses.
  4. EJE ACUARIO-LEO. El alineamiento de la Luna con Sol y Tierra, que es lo que produce la Luna Llena, ocurre cuando nuestras dos luminarias están ingresando simultáneamente a los signos de Acuario (Sol) y Leo (Luna), modificando la cualidad energética del momento.

En términos coloquiales este fenómeno fuera de serie se le conoce también como una SUPER LUNA ROJA. Super por el gran tamaño que aparenta, y Roja, por la tonalidad que adquiere al introducirse completamente dentro del cono de sombra que proyecta la Tierra.

La ocurrencia de este fenómeno astrofísico tiene una doble implicación: las condiciones físicas que lo caracterizan y su incidencia en el ámbito planetario: alteración del ambiente climático, meteorológico, marino, terrestre y biológico; así como su repercusión en las condiciones psíquicas, emocionales y conductuales –particulares y colectivas- de los seres vivos que habitan el planeta.

UNA LUNA QUE SE RUBORIZA A MEDIANOCHE

Todo Eclipse Total de Luna implica un proceso evolutivo, en el que nuestro satélite se va introduciendo progresivamente en la sombra emitida por la Tierra, primero ingresa en la penumbra, luego parte de su superficie se va oscureciendo más hasta introducirse totalmente en la sombra; de igual forma, al llegar al punto culminante, va saliendo parcialmente de la sombra, hasta quedar en la penumbra; y por último, recupera su brillo, mostrando otra vez toda su superficie iluminada por la luz solar.

Todo el proceso demora 5 horas y 12 minutos, de los cuales sólo 62 minutos corresponden al carácter Total del Eclipse, llegando a su punto de máxima manifestación a las 01:12 de la madrugada del 21 de enero.

A las 22:36 del 20 de enero la Luna entra en el área de penumbra que se crea por efecto de la sombra que proyecta la Tierra sobre ella; una hora más tarde, comienza a introducirse progresivamente en la sombra propiamente dicha, quedando totalmente oscurecida durante una hora y dos minutos (desde las 00:41 hasta las 01:43 del lunes 21 de enero); para luego irse retirando paulatinamente de la sombra, y reaparecer completamente, en todo su esplendor, a las 03:48 de la madrugada del lunes.

A diferencia de los Eclipses de Sol, los de Luna, aunque sean totales, no la ocultan; sino que ella queda opacada bajo un tenue manto colorado (a medio camino entre púrpura y naranja), debido al efecto provocado por la atmósfera terrestre, que disipa los rayos azul y violeta, prevaleciendo el color rojizo. Esa es la razón por la que se le denomina también Luna Roja, o Luna de Sangre.

Evolución del Eclipse en la noche del 20-21 de enero:

Datos precisos de la hora y fecha en que se inicia cada fase del eclipsamiento, y su duración:

Condición Tipo Inicio Hora Inicio Fecha Fin Hora Fin  Fecha Tiempo

Hr-min-seg

Penumbra 22:36:30 20 Ene 23:33:54 20 Ene 00:57:24
Parcial 23:33:54 20 Ene 00:41:17 20 Ene 01:07:23
TOTAL 00:41:17 21 Ene 01:43:16 21 Ene 01:01:59
Parcial 01:43:16 21 Ene 02:50:30 21 Ene 01:07:14
Penumbra 02:50:30 21 Ene 03:48:00 21 Ene 00:57:30
Tiempo acumulado por tipo de Eclipse
Tipo Horas Min. Seg.
Penumbra 02 36 30
Parcial 02 14 37
Total 01 01 59
            Momento culminante

ECLIPSE TOTAL SUPER LUNA

FECHA HORA
21 de Enero 01:11:46

Todas las horas corresponden a la hora local de Venezuela (Huso horario: 60° W: – 4:00 horas con respecto al Tiempo Universal).

EJE ZODIACAL: ACUARIO-LEO

Para el momento del Plenilunio Eclipsado, la Luna pasa por la longitud 00° 49’ del signo de Leo, mientras que el Sol se ubica en el punto opuesto, a pocas horas de haber comenzado su tránsito anual por Acuario. En ese eje se desarrolla todo el potencial de ambos signos. Representa la lucha entre la inteligencia, la iluminación, la rebeldía y la solidaridad de Acuario versus el impulso, la fuerza, el orgullo y la prepotencia de Leo.

Resulta de ello un cambio significativo en las actitudes humanas, pasando de un dominio racional (Sol) a una explosividad emocional (Luna), bajo el estilo de los dos signos zodiacales en que se encuentran ambas luminarias. Al acaecer en horas nocturnas, la influencia lunar en su modalidad Leo es la que está más expuesta, expresándose con mayor inestabilidad y descontrol.  

Éste es el último de los ocho eclipses (5 de Luna y 3 de Sol) que se habrán producido en el eje Acuario-Leo en los últimos dos años (desde el 11 de febrero de 2017 al 21 de enero de 2019). Guarda mayor afinidad con el anterior Eclipse de Luna en Leo, ocurrido en la noche del 11 de febrero de 2017.  Hasta febrero de 2036 no volverá a producirse ningún otro eclipse en esos dos signos zodiacales, cuando la Luna volverá a ocultarse desde Leo.

LA CONDICIÓN DE SUPER LUNA 

La Luna no modifica su tamaño, siempre mantiene el mismo volumen, lo que varía es la percepción que tenemos de ella, y eso depende de la distancia que la separa de la Tierra, y la posición que ocupa en el cielo, durante las horas nocturnas.

El fenómeno de SUPER LUNA consiste en la observación de una Luna Llena de superior tamaño al que muestra usualmente. Esta condición se adquiere cada vez que se produce simultáneamente dos eventos de orden diferente: Plenilunio y Perigeo.

En Plenilunio la Luna logra reflejar mayor cantidad de luz solar, proyectándola sobre la superficie terrestredesde donde la percibimos como un inmenso faro circular expuesto durante toda la noche, en movimiento este-oeste por la bóveda celeste.

El Perigeo consiste en el paso de la Luna por el punto más próximo a la Tierra, lo cual se produce cada cuatro semanas (en un lapso de entre 26 y 28 días). En su recorrido mensual alrededor de la Tierra, la distancia entre los dos astros varía constantemente, oscilando unos 50.000 kms. entre el punto más cercano (perigeo) y el más alejado (apogeo).  Lo que permite apreciar la diferencia del tamaño lunar en cada plenilunio.Sólo cuando coincide el Plenilunio con el Perigeo (unas dos veces cada año) se logra captar la LUNA con un tamaño extraordinario. Eso es lo que ocurre en la noche del 20-21 de enero y volverá a presentarse en la del 18-19 de febrero. La diferencia es que la de ahora pasa por un proceso de eclipsamiento (o enrojecimiento), modificando su brillo y apariencia, mientras que la de febrero se mantendrá inalterable durante toda la noche.

Cuando la Luna Llena aparece por el horizonte oriental, mientras el Sol se oculta por occidente (ocaso), también se ve más grande; pero, a medida que ella va ascendiendo en el cielo, aparenta reducir su tamaño, hasta observarse más diminuta, en el momento en que llega al zenit (a medianoche). Por eso, en el ocaso que da paso al anochecer del 20 de enero la percepción de la Luna tiene un aspecto espectacular.

VISIBILIDAD AMERICANA

Otra de las características más llamativas de este Eclipse Lunar es que será visible en su cualidad Total en todas las regiones de América, siendo el único continente que puede apreciar este fenómeno en toda su magnitud, pues sólo una muy pequeña porción de Europa (Portugal e islas británicas) puede captarlo, poco antes de la salida del Sol.

CATEGORÍA DEL ECLIPSE Y SU REPERCUSIÓN EN EL COLECTIVO

Todo Eclipse forma parte de un grupo o familia de eclipses; lo cual ha permitido desde la antigüedad prever con antelación la fecha y características de cada uno. El de ahora pertenece a la serie Saros # 134, que está compuesto por 72 eclipses, de los cuales 26 de ellos son totales. El de ahora es el noveno Eclipse Total de Luna de esa serie, que han ocurrido en los últimos 145 años.

LOS 8 ECLIPSES TOTALES DE LUNA PREVIOS DE LA SERIE SAROS 134

FECHA Posición Zodiacal
25-10-1874 01° Tauro 41’
04-11-1892 12° Tauro 41’
16-11-1910 23° Tauro 44’
27-11-1928 04° Géminis 51’
08-12-1946 16° Géminis 00’
18-12-1964 27° Géminis 11’
30-12-1982 08° Cáncer 24’
09-01-2001 19° Cáncer 36’

Como se desprende del cuadro anterior cada 18 años y 11 días se repite un eclipse similar, aunque ubicado 11° más avanzado en la longitud zodiacal.  Si se revisan los acontecimientos sociales sucedidos en esas épocas puede extraerse alguna idea del tipo de situaciones que pudieran presentarse en los próximos meses, que siguen al presente eclipse.

Por ejemplo, en el caso venezolano, existe una coincidencia entre las fechas de esos eclipses y los cambios constitucionales ocurridos en los años 1874, 1892, 1928, 1946, cuando a los pocos días de ese eclipse se instaló la nueva Asamblea Nacional Constituyente, que redactó la Constitución del 47; el de diciembre de 1964 coincidió con la incorporación de los partidos URD y FND al gobierno de AD (Ancha Base), en medio de la confrontación política armada de entonces; poco después del ocurrido al final del año 82, se produjo la debacle económica conocida como Viernes Negro (18-2-83); así como también el cambio político que se impuso desde el año 2001, a través de las leyes habilitantes de ese año.

NOCHE DE AGITACIÓN E INSOMNIO

La comprensión del fenómeno de SUPER LUNA ROJA, además del disfrute estético por la observación de ese espectáculo extraordinario, nos prepara para asimilar mejor la ocurrencia de situaciones que escapan a nuestro control y normalidad y que podrían afectarnos fuertemente.

Toda LUNA LLENA implica una alineación de la Tierra (en el centro) con el Sol, en un extremo, y la Luna en el otro. Ese fenómeno astrofísico crea una alteración natural en todos los elementos que habitan en el planeta Tierra, especialmente en los fluidos, tal como sucede con las mareas; pero también con la sangre y el funcionamiento hormonal de los seres animados.

En esta ocasión, tanto el domingo 20 como el lunes 21 tal situación se presenta en grado superlativo, debido a la mayor cercanía de la Luna a la Tierra, por una parte, y a su momentáneo oscurecimiento, por la otra.

Bajo las circunstancias antes citadas se estimulan las experiencias internas y se activan temores, angustias o fantasías. Como seres vivos y animados que somos, los factores de orden psíquico y biológico escapan al control de nuestra mente racional y voluntad, provocando comportamientos extraños y una conducta emocional desequilibrada, tales como grandes alegrías, euforias, melancolía, irritación, explosión de rabia, agresividad, hemorragias, inspiración, misticismo y ensoñación, entre otras.

Lo más sano y conveniente es disfrutar del espectáculo sideral nocturno, prevenir los desórdenes de comportamiento personal y ajeno, y ahondar en el conocimiento de nuestro propio ser interno.

Estamos ante el acontecimiento astronómico más destacado de este año 2017, el ECLIPSE TOTAL DE SUPER LUNA, que se manifestará en la noche del domingo 20 de enero.

 

 

 

 

Anuncios

2019: UN AÑO DE FINALIZACIONES Y DESENLACES

VISIÓN GENERAL Aquí encontrarás una visión general del nuevo año 2019, en el que nuestro planeta dará otro giro completo alrededor del Sol. Siempre es útil conocer las condiciones del Cosmos para este período, a fin de imaginar cómo te pudieran afectar en lo particular y prepararte para hacerle frente a los nuevos desafíos. Conviene aceptar las dificultades que puedan surgir en tu vida personal, disponerte a superarlas, con tus propias potencialidades y sacar el máximo provecho a las oportunidades que también se irán ofreciendo en el transcurso de los meses.

LUNA ESCORPIANA EN FASE MENGUANTE

El nuevo año comenzó con Luna Menguante transitando por el signo de Escorpio. Ambas condiciones aluden a la fase terminal de los procesos. Nos anuncia que durante este año debemos concluir etapas, cerrar capítulos de nuestra vida y prepararnos para emprender posteriormente nuevas tareas, una vez que hayamos extraído las lecciones correspondientes y asimilado sus respectivos aprendizajes. Se inicia un tiempo para deslastrarnos de todo aquello que nos impide evolucionar.

CON MARTE EN ARIES

Lo que sucede el primer día del año trae consigo la semilla de lo que se va expresar en los doce meses siguientes. En este caso, faltando apenas 1 hora y 49 minutos para que terminara el año 2018, Marte, el planeta rojo, se internó en su propio signo, Aries. Este planeta en ese signo representa el impulso y la acción, la fuerza combativa y la energía masculina activa, en su más elevado nivel, otorgándonos un poder especial para enfrentar los desafíos y luchar contra todo aquello que obstaculice nuestros propósitos. Nos habla de la posibilidad de incrementar la vitalidad y el entusiasmo en nuestras acciones y nos regala la valentía para encarar los nuevos retos.

PRIMERA LUNACIÓN: ECLIPSE PARCIAL DE SOL

En la noche que antecede al Día de Reyes ocurre la primera lunación del año: es la primera de las trece uniones que se producirán entre el Sol y la Luna. Tres de ellas tienen un carácter especial: en la primera (5 de enero), la séptima (2 de julio) y la última (26 de diciembre) el Sol quedará eclipsado por el paso de la Luna, indicando una tendencia a los cambios significativos a principios, mediados y finales de 2019. Es un año que comienza y termina con respectivos eclipses solares, presagio de las grandes transformaciones que se avecinan.

 

FECHA HORA TIPO POSICIÓN ZODIACAL
05-01-19

06-01-19

21:29 (Ven)

01:29 (Europa Central)

Parcial

SOL

15° Capricornio 25’

 

STELLIUM PLANETARIO

El mismo día del Eclipse, se produce una acumulación de energías planetarias en los primeros 20° de Capricornio. Con la llegada de la Luna y Mercurio a Capricornio (viernes 4, a las 14:56; y a las 23:41, respectivamente) se crea esa integración de fuerzas, que  se junta con las del Sol, Saturno y Plutón. Esta concentración durará 24 horas. El astro más lejano y pequeño (Plutón) recibe las ondas energéticas del resto de astros que ahora transitan por Capricornio, para otorgarle un clima de ruptura y terminación, asociado al Eclipse.

PAR DE SUPER LUNAS

Los dos primeros plenilunios del año ostentan características fuera de lo común, pues se trata de sendas Super Lunas. Tanto la del 21 de enero, como la del 19 de febrero podrán ser apreciadas por su extraordinario tamaño, debido a su tránsito esas noches por la zona del perigeo, punto de mayor cercanía a la Tierra, que las hará ver mucho más grandes que de costumbre. La primera de ellas (21 de enero) coincide además con un Eclipse Total de Luna visible en toda América. Son símbolos poderosos del ambiente de inestabilidad emocional que se manifestará en esas noches y de inquietantes expresiones de las fuerzas demoledoras de la naturaleza, sobre todo en las regiones marinas y costeras.

JÚPITER EN SAGITARIO

Como todos los años, el tránsito de Júpiter define el carácter del período, pues es el único de los astros que permanece un año completo en cada uno de los signos zodiacales, asimilando con él la fuerza de ese lapso. En esta ocasión el planeta de la expansión y el desarrollo se mantendrá casi todo el tiempo en Sagitario, activando los procesos de crecimiento y expansión personales, las relaciones internacionales y los conflictos globales. Un año para viajes y estudios que fomenten las relaciones diplomáticas y comerciales entre las naciones, así como una visión integradora del conocimiento humano.

CRISIS DE DESARROLLO: EL CONFLICTO JÚPITER-NEPTUNO

En tres ocasiones, el 13 de enero, el 16 de junio y el 21 de septiembre, JÚPITER formará un ángulo recto (90°) con NEPTUNO,  lo cual representa un conflicto entre dos fuerzas, la expansiva de Júpiter y al evasiva de Neptuno, indicando situaciones relacionadas con lo volátil, lo confuso, lo inasible y lo desproporcionado; razón por la cual hasta el último trimestre del año se sentirán los efectos de un ambiente poco racional, inundado de incertidumbres. Tal aspectación planetaria impide los deslindes y aleja las definiciones.

FIN DEL CICLO COMBINADO JÚPITER-SATURNO

El año 2019 representa la fase final del ciclo combinado de los planetas Júpiter y Saturno, preparatorio de un nuevo encuentro entre ellos, que se dará el próximo año. Así, cada veinte años se produce una renovación de las fuerzas de control y expansión de la sociedad, y éste como todos los años que lo anteceden, proveen las situaciones de desgaste y caducidad de los sistemas sociales que urgen ser renovados. En este 2019 seremos testigos de hechos sociales y sucesos naturales que encarnarán el estado de decadencia de los sistemas de organización y gobierno, a nivel regional y mundial.

LOS CAMBIOS DE SIGNO

Otro indicador del pulso anual viene dado por el cambio de signo de dos astros lentos. Tal es el caso de Quirón, que pasa de Piscis a Aries, y de Urano que se traslada de Aries a Tauro. Ello advierte una alteración de dirección en que se mueve la energía social, generando mayor inestabilidad en las estructuras y modelos económicos, que buscan consolidar una dinámica innovadora, bajo patrones diferentes. El estado de crisis por la que transita la economía mundial provocará cambios significativos en el uso que hacemos de los recursos naturales. El último mes del año le corresponderá el turno a JÚPITER, que pasará de Sagitario a Capricornio, desde el 2 de diciembre, fecha a partir de la cual los asuntos estructurales de gobierno y de poder comienzan a resolverse de manera más definida.

LIMPIEZA QUE PREPARA EL INICIO UN NUEVO PROCESO SOCIAL

La confluencia de los factores mencionados más arriba muestra el estado de ajuste y acomodación que regirá este año 2019, de cara a los grandes cambios que deberán acaecer el año próximo, punto final y punto de partida de un nuevo escenario mundial.

 

LA INMENSA LUZ DEL ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

El Padre SOL:

  • A las 18:24 (hora venezolana, que corresponde a las 22:24 del Tiempo Universal), tan sólo 8 minutos después del ocaso del viernes 21 de diciembre, el SOL llega al paralelo 23° 26′ del hemisferio Sur, conocido geográficamente como Trópico de Capricornio.
  • Se produce así, el fenómeno del SOLSTICIO. Culmina la fase descendente del Sol y comienza su retorno de tres meses hacia el ecuador terrestre.
  • Esa posición del SOL en su punto más austral con respecto a la Tierra, marca el inicio de la estación climática invernal en el norte, y estival en el sur, producto de las condiciones extremas de oscuridad y frío en las más elevadas latitudes por encima del ecuador; y de luz y calor, por debajo de la linea ecuatorial.
  • En su relación con nuestro planeta, el SOL se proyecta sobre el punto que señala el inicio del signo de CAPRICORNIO, en el circuito zodiacal.

La Madre LUNA:

A la misma hora en que el Sol se esconde por el occidente celeste, nuestra LUNA asciende por el lado opuesto (horizonte oriental).

  • Es una Luna de gran tamaño, ya que va aproximándose a la zona del Perigeo, hallándose más cerca de la Tierra que en los plenilunios de los meses precedentes, encontrándose a sólo 371.000 kms. de la superficie terrestre, unos 13.000 kms. por debajo de su distancia promedio.
  • Por encontrarse en el área diametralmente opuesta a la posición solar, mostrará los encantos propios de la totalidad de su visible rostro.
  • A lo largo de toda la NOCHE, la más extensa del año en el norte, y la más breve en el sur, la LUNA proyectará la mayor cantidad de luz solar de las últimas 29 noches, y de las venideras 58. El Plenilunio del mes que viene (21 de enero) no será tan iluminado, pues durante esa noche  en que estará visible (en toda la región americana) ocultará la totalidad y parte de su rostro por más de tres horas continuas.
  • Aunque la PLENITUD de la LUNA se alcanzará al mediodía del sábado 22 de diciembre, es en la noche previa (21 de diciembre) -la más larga del año en el norte- cuando estará transmitiéndonos la mayor cantidad de luz que extrae del Sol.
  • Esta LUNA LLENA del 21 de diciembre es, por tanto, la más prolongada del trimestre comprendido entre el 24 de noviembre pasado y el 19 de febrero próximo.

                                                 El ESPÍRITU DE LA NAVIDAD

Pese a la ignorancia con que muchos feligreses, sacerdotes y jerarcas de la Iglesia Católica se refieren a las “paganas celebraciones del Espíritu de la Navidad“, atribuyéndolas a costumbres ajenas introducidas por propagadores de la Nueva Era; la realidad es muy diferente.

  • Desde la noche de los tiempos, en las más variadas culturas y en las más diversas regiones, la humanidad siempre ha celebrado las fechas de cambio de estación climática como una forma de conectarse con la sabiduría cósmica, con una fuerza espiritual que guía el comportamiento de los seres que habitan nuestro planeta.
  • Los antecesores de la cultura grecorromana ya celebraban en la noche más larga del año rituales especiales en que se invocaba a la ausente luz solar, que devino posteriormente en las Saturnales: fiestas en honor al dios Saturno, Señor del Tiempo, para que inspirara las acciones humanas hacia la abundancia, la prosperidad de las cosechas,  obsequio de la luz y el calor que se anhelaban en esas frías noches del invierno.
  • Sólo fue en el año 345 de la era cristiana cuando la Iglesia Católica instauró el 25 de diciembre de cada año como la fiesta de la Navidad, en conmemoración al nacimiento de JESÚS, hecho que no había ocurrido históricamente en esta época del año. La idea era la de apropiarse de las denominadas fiestas paganas, de gran sentido espiritual, que se celebraban desde tiempos pretéritos, tanto en el norte (diciembre) como en el sur (junio).
  • Así, la poderosa Iglesia Occidental fue adueñándose de todas las celebraciones propias de los Solsticios y de los Equinoccios, que son los rituales con los que se festejan las fechas centrales de los diversos calendarios de la humanidad, colocando la fiesta de San José, cerca del Equinoccio de Primavera; de San Juan Bautista, junto al Solsticio de Verano; la de los Santos Arcángeles (Gabriel, Miguel y Rafael) con el Equinoccio de Otoño y ésta de la Navidad, en las proximidades del Solsticio de Invierno.
  • La autenticidad en la búsqueda espiritual que reina en esta época anual, es la que ha mantenido viva la tradición de ponerle rostro y figura a un ser que representa el Espíritu del Amor, de la Bondad, de la Generosidad y de la Sabiduría. La imagen de un anciano de blancas barbas, corpulento, bondadoso y generoso, vestido con ropajes para protegerse del frío y que obsequia presentes a los más humildes e inocentes (los niños), convertido por la misma Iglesia, y el interés comercial, en San Nicolás, Santa Claus o Papa Nöel.
  • La verdadera NAVIDAD es el ESPÍRITU que reina en estos días de frío y oscuridad norteños. De allí, que celebrar el SOLSTICIO de Invierno en el hemisferio septentrional, es sinónimo de invocación al ESPÍRITU del AMOR que prevalece en esta época.

LA NOCHE MÁS ILUMINADA DE LOS SOLSTICIOS DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

No es común que coincida el momento del SOLSTICIO con el del PLENILUNIO, y menos aún en las proximidades del PERIGEO (a escasos 25°). Por ello, nos hallamos en una circunstancia muy peculiar, pocas veces vista.

  • En esta ocasión, el SOLSTICIO ocurre el 21 de diciembre a las 18:24, con el SOL a 00° 00′ de Capricornio.
  • El PLENILUNIO se presenta el 22 de diciembre a las 13:50, con la LUNA a 00° 49′ de Cáncer.
  • Sólo 19 horas y 26 minutos separan el Solsticio del Plenilunio, y 25° y 10.000 kms. el Plenilunio del Perigeo.
  • Aunque en 2010 ocurrió un fenómeno similar: entre Solsticio y Plenilunio con una diferencia de apenas 15 horas entre ellos; no existía tanta proximidad lunar como ahora. Además, en aquella oportunidad, esa Luna estuvo eclipsada por más de 3 horas y media aquella madrugada, restándole luminosidad a esa noche solsticial.
  • Nos hallamos por tanto ante un fenómeno único, que refleja un símbolo especial: el ESPÍRITU DE LA NAVIDAD nos obsequia una luz superior en cantidad y calidad, que ilumina nuestras mentes y corazones, sembrando de esperanza el nuevo año que se inicia.

MEDIANOCHE  SOLSTICIAL: SÍMBOLO  DEL AÑO QUE COMIENZA

Los cuatro momentos más significativos del movimiento de traslación de nuestro planeta alrededor del SOL (año) se asemejan a los cuatro momentos más significativos del movimiento de rotación terrestre (día)

Así, el Solsticio de Invierno corresponde a la Medianoche; el Equinoccio de Primavera al Alba; el Solsticio de Verano al Mediodía; y el Equinoccio de Otoño al Crepúsculo.

  • También las cuatro fases lunares tienen su correspondencia con ambos movimientos de la Tierra. La Luna Nueva equivale a la Medianoche y al Solsticio invernal, el Cuarto Creciente a la Aurora y al Equinoccio primaveral; la Luna Llena al Mediodía y al Solsticio estival; y el Cuarto Menguante al Ocaso y al Equinoccio otoñal.
  • La LUZ juega un rol importante en el establecimiento de estas correspondencias entre el año, el día y el mes lunar. La mayor o menor capacidad de irradiar luz, así como el punto intermedio entre ambas, es lo que determina la cualidad energética del momento.
  • Aunque formalmente se haya establecido que la Medianoche del 31 de diciembre sea el momento culminante en que termina un año y comienza otro; en realidad, es el propio instante del Solsticio invernal en el norte, en este caso el 21 de diciembre a las 18 horas, 23 minutos y 52 segundos, cuando comienza el nuevo giro de la Tierra alrededor del SOL, que durará 365 días; y 5 horas, 56 minutos y 42 segundos, culminando el 22 de diciembre de 2019, a las 00 horas, 20 minutos y 34 segundos.

En síntesis, comienza un nuevo tour de la Tierra bajo el símbolo de la claridad que proporciona la cercana LUNA LLENA, con su incandescente luz, que provoca alteración en el flujo sanguíneo y en las corrientes líquidas del planeta y de los seres que la habitamos. El misterio que la circunda, las emociones que prodiga y la fuerza maternal que representa, se hacen más reales y más presentes en estas horas de conexión con las enigmáticas ondas vibratorias del Espíritu y de la Consciencia Universal.

Que este ESPÍRITU de la NAVIDAD, que es UNO con todos nosotros, nos llene de su AMOR, nos ilumine y nos bendiga. 

CONTRADICTORIO CRECIMIENTO LUNAR EN OTOÑO

En el hemisferio norte el SOL pierde presencia y lo expresa a través del aumento de las sombras, el cambio de los colores en la vegetación y la disminución de la temperatura. Entramos en la última semana de su estadía en ESCORPIO, cuando está concluyendo el segundo tercio del Otoño.

Con la LUNA NUEVA del pasado 7 de noviembre, cuando nuestras dos luminarias se encontraron en el grado central del signo de Escorpio, comenzó la segunda mitad de la estación climática del OTOÑO. Es el momento en el que se evidencia la finalización del ciclo anual (solar). Pero, coincidente -contradictoriamente- con el inicio del ciclo mensual (lunar).

En esta última semana del paso del Sol por ESCORPIO, la LUNA desarrolla su fase creciente, cada noche permanece más tiempo en el cielo y nos regala más luz. Acabará la semana cuando haya alcanzado su total redondez y se aprecie más grande de lo habitual, debido a su cercanía al punto del Perigeo, cuando está más próxima a la Tierra.

La venidera LUNA LLENA de la noche del 22 para el 23 de noviembre, se producirá cuando la LUNA ingrese al signo de GÉMINIS y pocas horas después de que el SOL haya entrado en el signo opuesto: SAGITARIO. Será por tanto, un PLENILUNIO muy especial, pues se realizará un nuevo ALINEAMIENTO entre LUNA-TIERRA-SOL, acompañado por otros tres planetas, en calidad de testigos.

Dos de esos planetas estarán en conjunción con el SOL, en Sagitario. Son MERCURIO, en su condición retrógrada, y JÚPITER, iniciando su nuevo tránsito por ese signo.  Casualmente, ellos son los regentes de este PLENILUNIO, ya que MERCURIO es el gobernante de Géminis, donde estará la LUNA; mientras que JÚPITER es el de Sagitario, en donde se ubicará el Sol.

El tercer testigo es MARTE. Este planeta está comenzando su paso por Piscis, y desde allí forma un doble ángulo de 90° con la oposición de la LUNA con Sol, Mercurio y Júpiter. El guerrero MARTE absorberá toda la energía conflictiva de esa triple oposición de la LUNA y la irradiará como fuerza agresiva, violenta y desequilibrante en estos días.

En síntesis, la próxima LUNA LLENA de SAGITARIO (Sol), con ella en el portal de GÉMINIS, congrega la mayor de las contradicciones, última luminosidad lunar del Otoño, en medio de la oscuridad diurna de la temporada, y la unión de dos planetas antagónicos, como son Mercurio y Júpiter; y con la espada desenvainada de MARTE, en Piscis. Momento de enorme confrontación, que se manifestará en un exagerado desbordamiento emocional.

Los más afectados por esta confluencia de energías planetarias son los nacidos cuando el Sol ingresaba a los signos de SAGITARIO, GEMINIS, PISCIS y VIRGO, quienes reciben el impacto de ese caudal de energía contradictoria. Se trata del umbral de los cuatro signos mutables, que corresponde respectivamente a las siguientes fechas: 22-23 de noviembre (Sagitario), 21-22 de mayo (Géminis), 18-19 de febrero (Piscis), 23-24 de agosto (Virgo).

Uno de los personajes públicos que recibirá ese impacto agresivo, con potencial perturbación, desequilibrio, destemplanza e inestabilidad es el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien nació un día (23 noviembre 1962) en que el SOL se hallaba en el mismo punto en que ahora formará esa alineación desequilibrante, en plena LUNA LLENA, con Luna, Tierra, Mercurio y Júpiter (su regente), en máxima tensión todos ellos con Marte. A su vez, el planeta de la guerra estará ocupando el lugar de su Júpiter natal, que también recibe el impacto del Plenilunio. Además, el pasado 11 de agosto, un Eclipse de Sol caía sobre su Marte de nacimiento (18° de Leo), cuyos efectos aún pueden expresarse. El gobernante tendrá que mantener la serenidad y fortaleza interior para poder superar este momento tan fuerte, que corresponde, por añadidura a su Revolución Solar (23/11/18 – 23/11/19) de este año.

 

CONFLUENCIA CÓSMICA RELEVANTE: JÚPITER / LUNA NUEVA ESCORPIÓNICA / NODOS LUNARES

El TIEMPO DE LOS TIEMPOS nos regala un momento especial para la RENOVACIÓN de la ENERGÍA.

El SIETE DE NOVIEMBRE nos ofrece una LUNA NUEVA especial. Asistimos al MOMENTO CULMINANTE de lo que acaba y concluye, de lo que termina y muere, de lo que se desvanece y depura.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Es la LUNA NUEVA de ESCORPIO. Ella simboliza el FIN y el PRINCIPIO. El Omega y el Alfa de un proceso. La LUNA BALSÁMICA que la precedió (4/11 al 7/11) determina la necesaria limpieza, el deslastre, la purificación y la sanación. La LUNA NUEVA (7/11 al 15/11) impulsa la renovación, el inicio de un proceso al mero estilo ESCORPIANO, renacer del Ave Fénix, muerte que indica trascendencia y paso a un nivel superior de la existencia. El comienzo de algo radicalmente diferente.

Esta LUNA NUEVA ESCORPIANA viene acompañada con el final de la estadía de JÚPITER en ESCORPIO, signo en el que se ha mantenido los últimos trece meses, y es el estimulador de una nueva era de expansión y de crecimiento, cuando pase de nuevo (esta vez acompañado de la LUNA) a su signo natural SAGITARIO (8/11).

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

JÚPITER no regresaba a casa desde que lo hizo la última vez, hace DOCE AÑOS (noviembre 2006 a diciembre 2007). Ahora estará cómodo hasta que cambie de signo, y se estrene en Capricornio en pleno Solsticio y con Eclipse Solar, en diciembre de 2019.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Es el tiempo del crecimiento y la expansión, de la apertura a nuevas dimensiones, a nuevas experiencias, a nuevos procesos de integración. Son los aires del optimismo y el dinamismo de la aventura por nuevos espacios y nuevos territorios.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

También es el cambio del eje de los NODOS LUNARES. Los nodos lunares no son cuerpos físicos, sino zonas de confluencia de tres astros: la TIERRA y sus dos luminarias, el SOL y la LUNA.

Los NODOS LUNARES se ubican en la zona del cielo donde la órbita lunar se encuentra con la eclíptica del SOL (que a su vez se expresa con respecto a la órbita de la TIERRA), es el punto próximo a la longitud en donde se producen los eclipses (de Sol y de Luna). En realidad son dos puntos en la franja zodiacal, uno en su fase ascendente y el opuesto en su fase descendente, conocidos como Nodo Norte y Nodo Sur, respectivamente. Es un área de alta concentración energética y símbolo de vivencias extrasensoriales.

Desde el miércoles 7 de noviembre, los NODOS LUNARES salen de Leo y Acuario para introducirse en Cáncer y Capricornio (su recorrido es inverso a la trayectoria de los planetas). En cada pareja de signos opuestos y complementarios los NODOS permanecen 18 meses. Por tanto, se inicia el paso de los NODOS LUNARES por Cáncer-Capricornio en noviembre 2018 hasta mayo 2020.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Para Venezuela y los Estados Unidos, así como para los países y personas nacidos cuando el Sol transitaba por los signos de Cáncer y Capricornio el período de ubicación de los nodos en ese eje suele representar procesos importantes de maduración y toma de consciencia, de evolución y crecimiento espiritual, que coincide -además- con alguno de los eclipses de Sol y/o Luna por donde estaba el Sol natal del país o persona.

El 2 de julio de 2019 se producirá un Eclipse Total de Sol muy cercano a la posición solar de Venezuela y Estados Unidos, que representa el momento culminante de este período noviembre 2018mayo 2020 de definiciones.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

La confluencia de la LUNA NUEVA ESCORPIANA, con la entrada de JÚPITER en SAGITARIO y los NODOS LUNARES en Cáncer-Capricornio determina un momento significativo de renovación y de cambio. De Fin y Comienzo.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En la historia de Venezuela del Siglo XX sólo una vez ocurrió la confluencia de una LUNA NUEVA ESCORPIANA precediendo la entrada de JÚPITER en SAGITARIO, con la presencia de los NODOS LUNARES en el eje Cáncer-Capricornio. Eso fue el período entre el 27 de octubre (Luna Nueva)  y el 8 de noviembre (entrada de Júpiter en Sagitario), cuando el Nodo Lunar se ubicaba en la zona media (15°) de los signos de Capricornio y Cáncer.

Tal evento astral antecedió por pocas semanas al fallecimiento del General Juan Vicente Gómez, lo cual representó el fin de sus 27 años de gobierno y de la más férrea dictadura del pasado siglo, y abrió las puertas a los procesos democráticos que se iniciaron a partir del año siguiente (1936). Momento clave en el desarrollo político y modernización del país, considerado por muchos autores como la auténtica entrada de Venezuela en el Siglo XX.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En los Estados Unidos esa confluencia astral precedió a la primera de las tres reelecciones de Franklin Delano Roosevelt (1936), quien se convertiría en el artífice de la participación de ese país en la Segunda Guerra Mundial, que catapultó a los USA como el gran conductor y cabeza de la política internacional de Occidente.

Pocas horas antes de la LUNA NUEVA ESCORPIANA de este año 2018, (7 de noviembre) y de la entrada de Júpiter en Sagitario, y de los Nodos en Cáncer-Capricornio se realizaron las elecciones de mitad de período para la renovación del poder legislativo en los Estados Unidos, que otorgó al Partido Demócrata la mayoría en la Cámara de Representantes, aunque se mantenga el predominio de los republicanos en el Senado.

En apariencia, los resultados electorales incidirán de forma inmediata en la disminución de poder por parte del Presidente Trump, quien había venido ejerciendo la primera mitad de su mandato con el control total del Congreso por parte de los republicanos. Lo cual repercutirá en la continuidad de sus políticas, en la debilidad de su gobierno y en el descenso de sus posibilidades de obtener su pretendida y eventual reelección (2020).

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

En el costado venezolano, el Presidente Maduro recibirá también el impacto de la llegada de JÚPITER a Sagitario, en simultánea con la posición de fuerza que representa el paso de los nodos lunares  por encima de su Sol natal.  Aunque Júpiter es su regente y se posa sobre su Sol, también crea un ángulo de 90° (cuadratura) con su Júpiter de nacimiento, generando distorsiones desfavorables en el proceso evolutivo personal del presidente venezolano.

Ya un mal presagio afectaba al mandatario suramericano, cuando el Eclipse Total de Sol del pasado 11 de agosto (apenas una semana después de un frustrado atentado en su contra) cayera exactamente sobre su Marte natal. Y Marte en tránsito, en su Revolución Solar de este año (23 noviembre 2018), refuerza la cuadratura entre los dos Júpiter: el de ahora sobre el Sol; y el de nacimiento (en Piscis), que estará recibiendo el tono agresivo del Marte vigente.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Las dos naciones (Venezuela y Estados Unidos) están siendo estremecidas por la acción simbólica de los nodos lunares. Los respectivos presidentes (Maduro y Trump) igualmente están siendo afectados por esta nueva llegada de JÚPITER a SAGITARIO, aunque a cada uno de ellos de forma diferente.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Estos eventos astrales del momento actual se adelantan a la fuerza simbólica del venidero domingo 11 de noviembre, cuando el día (11), del mes (11) y del año (2+0+1+8=11) se identifican con el poder transformador de esa onda energética con la que se asocia al número ONCE.

URANAZO DEL PRIMER PLENILUNIO POLARIZADO

Desde el 24 de octubre de 2018 y hasta el 21 de marzo de 2019, se producirán 6 plenilunios coincidentes con el inicio de los respectivos signos solares de cada uno de esos períodos. Se presenta así el inusual fenómeno (ocurre cada 19 años) de que cada vez que el SOL se introduzca en un nuevo signo zodiacal, la LUNA lo imitará, pero en el signo contrario.

La LUNA esplendorosa se convierte ahora en señal reveladora del cambio energético de la fuerza solar y se manifiesta como duplicada antagonista de la potencia con que irrumpe en este semestre, el albor del respectivo signo zodiacal ejerciendo de anfitrión al Astro Rey.

El sucesivo inicio de los meses de Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis y Aries estará acompañado por la vistosidad y elegancia de nuestro resplandeciente globo nocturno. Esta peculiar confluencia del plenilunio con la inauguración de los seis próximos meses zodiacales coincidirá con el desplazamiento solar por el sur de nuestro planeta, desde el actual apogeo otoñal hasta la venidera primavera (en el hemisferio norte).

CONCURRENCIA DE EXTRAORDINARIOS FENÓMENOS SIDERALES

Cada vez que en el Sol coincida con la Luna Llena, penetrando ambos los signos opuestos en los siguientes seis meses, aparecerá como por arte de magia un fenómeno astral fuera de lo común, que le dará a cada uno de esos períodos una peculiaridad  adicional, llena de especial significación.

  • Escorpio: se inicia el 23 de octubre, con el protagonismo de URANO plenilunar.
  • Sagitario: comenzará el 22 de noviembre, con la supremacía de JÚPITER, en el esplendor de su máxima potencia, cuando regresa a su propio signo después de doce años, y lo hace escoltado nada más y nada menos que por el Sol.
  • Capricornio: arrancará el 21 de diciembre, -como de costumbre- con la manifestación del SOLSTICIO, en simultánea con la conjunción bipolar MERCURIO-JÚPITER.
  • Acuario: se estrenará el 20 de enero, con un ECLIPSE TOTAL DE LUNA. Se le suma la unión de JÚPITER y VENUS, en tensión con NEPTUNO; y la difícil cuadratura entre SATURNO y MARTE.
  • Piscis: surgirá el 18 de febrero, con dupleta de conjunciones planetarias: de VENUS con SATURNO y de MERCURIO con NEPTUNO; junto a la entrada formal de QUIRÓN en Aries, para iniciar una nueva vuelta zodiacal, como lo había hecho ya en 1969 (hace 50 años).
  • Aries: recibirá al SOL el 20 de marzo, con el primer PLENILUNIO primaveral, en total sincronía con el fenómeno del EQUINOCCIO.

PRIMER ACTO: 23-31 de Octubre

EL URANAZO ESCORPIANO

La picada del alacrán suele ser inesperada. Su ponzoña inocula el veneno mortal que desprevenidamente se introduce en el cuerpo de la víctima. Agazapado, escondido en terreno húmedo y oscuro, el escorpión defiende su espacio y su vida con la habilidad con que le ha  dotado la naturaleza.

En la mitología clásica se cuenta que un Escorpión picó en el talón a ORIÓN, el gran cazador, que, para su sorpresa, fue vencido por este pequeño, resistente y adaptable arácnido, que reside en los lugares más inhóspitos del planeta y, por ello mismo, tiene el poder de defenderse ante cualquier amenaza.

Se dice que Zeus premió a ORIÓN llevándolo al cielo como constelación, para que fuera recordado por sus proezas terrenales, mientras que al ESCORPIÓN, su verdugo, lo ubicó también en el cielo, pero en el lado opuesto, para que nunca más ellos pudieran verse o encontrarse. Así, cuando una constelación se oculta por el oeste,  la otra surge por el este, de manera que no puedan ser observadas las dos en forma simultánea.

El planeta URANO, resalta por la inclinación exagerada de sus polos, que supera los 90° y lo distingue del resto de sus colegas. Su órbita es de 84 años, el tiempo que tarda en dar la vuelta alrededor del Sol, y en recorrer los doce signos zodiacales.

En estos momentos, cuando el SOL llega al signo del Escorpión, URANO se mantiene en el umbral del signo del Toro, en el punto sideral antagónico. Reaparece de forma simbólica la imagen de la confrontación entre las constelaciones del Gran Cazador (Orión) y del pequeño artrópodo (Escorpión).

Esta vez, la LUNA en su plenitud, se ubica en el territorio cercano a Orión, unida URANO,  y ambos enfrentados al SOL, que se halla acompañado por la seductora belleza de VENUS, retrogradando.

URANO adquiere el máximo protagonismo de esta hora, por la triple condición que se revela:

1. conjunción con la LUNA LLENA de Tauro;

2. oposición con el SOL en la puerta de Escorpio;

3. oposición con VENUS, su actual planeta regente (de Tauro).

El momento presente, identificado con la preponderancia de URANO, está guiado por la fuerza desconcertante, desestabilizadora, rebelde e irreverente de lo imprevisible.  El PLENILUNIO queda impregnado por el carácter extravagante y demoledor, abrupto y atípico de este planeta, que es la personificación del CAOS.

La cualidad transformadora, intensa, apasionada y profunda del signo del ESCORPIÓN, con su ponzoña venenosa y venusina, nos anuncia eventos inesperados que alteran la cotidianidad y mueven al desconcierto y la confusión, al desasosiego y la incertidumbre, a la ansiedad y al temor. Sensaciones que deben ser combatidas con serenidad, confianza, aplomo, ponderación, compasión y optimismo.

LOS PRÓXIMOS SEIS PLENILUNIOS POLARIZADOS

Ingreso    SOL    FECHA Hora Ingreso LUNA    FECHA Hora LUNA LLENA  FECHA Hora Evento Sideral
ESCORPIO 23 Oct 07:24 TAURO 24 Oct 10:34 01° Tauro  24 Oct 12:46 URANO Plenilunar
SAGITARIO 22 Nov 05:03 GÉMINIS 23 Nov 00:12 00° Gemi 23 Nov 01:40 JUPITER  Solar
CAPRICOR 21 Dic 18:24 CÁNCER 22 Dic 12:29 00° Canc 22 Dic 13:50 SOLSTICIO Merc-Jup
ACUARIO 20 Ene 05:01 LEO 20 Ene 23:56 00° Leo  21 Ene 01:57 ECLIPSE Total Luna
PISCIS 18 Feb 19:05 VIRGO 19 Feb 10:48 00° Virgo 19 Feb  11:55 QUIRÓN  entra en Aries
ARIES 20 Mar 18:00 LIBRA 20 Mar 21:29 00° Libra  20 Mar 21:44 EQUINOCCIO

URANAZO EN BRASIL ?

El término “Uranazo” que aquí utilizo hace referencia a la ocurrencia de un acontecimiento inesperado que mueve los cimientos de estructuras, sean éstas materiales o intangibles.

El próximo domingo 28 es un día doble ONCE, ya que la sumatoria de la fecha del día y mes: 28 (2+8=10) + 10 (1+0=1) suma ONCE; y la del año es la misma cifra: 2018 (2+0+1+8=11), cualidad energética asociada con situaciones estremecedoras, pero que conllevan a una elevación de los niveles de consciencia, producto de ese estado de conmoción interior.

Como en esa misma fecha siguen vigentes las condiciones astrales descritas en esta peculiar inauguración del mes escorpiano,y en ese mismo día se llevará a cabo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, se acrecienta la posibilidad de que la jornada culmine con resultados muy diferentes a los esperados y con altos niveles de confrontación social.

Los dos candidatos que se disputan la Presidencia de Brasil están atados curiosamente a una fuente energética común (la de la contienda electoral) que se expresa también en sus respectivos años de nacimiento y edades; Es así como Bolsonaro nació en el año 55 del siglo pasado y cuenta con 63 años de edad, en tanto que su rival Haddad  fue dado a luz en el año 63 del mismo siglo, acumulando hasta ahora 55 años de vida. Por lo que este año comparten las mismas cifras, pero invertidas.

No ocurre lo mismo con la sumatoria de sus respectivas fechas natales, ya que éstas en lugar de complementarias son sucesivas: en el caso de Bolsonaro suman 26 (21-3-1955)mientras que la Haddad se identifica con el 27 (25-1-1963). Si reducimos esas cifras a un solo dígito, a Bolsonaro le correspondería el número 8 y a Haddad, el número 9. Lo que insinúa que cada uno representa un nivel de desarrollo vital diferente.

Hay también semejanzas astrológicas entre ambos candidatos: nacieron con los planetas Marte y Saturno en oposición (aunque en signos diferentes) y con el planeta Urano en posición destacada, en conjunción con planetas poderosos: Júpiter (Bolsonaro) y Plutón (Haddad). Los dos cumplirán año en 2019 bajo las condiciones que ya hemos descrito: comenzando un nuevo signo: Acuario (Haddad) y Aries (Bolsonaro), bajo la luminosidad del Plenilunio y de las especiales condiciones de un Eclipse Lunar (Haddad) y el Equinoccio (Bolsonaro).

Los dos candidatos presidenciales comparten también el hecho de haber nacido un día de cambio en la energía planetaria:

  • J. Bolsonaro nació cuando se producía el Equinoccio y el Sol entraba en Aries, es decir, comenzando el año astral de 1955, con una Luna Balsámica. Era el primer día de la semana (lunes), regido por la inspiración lunar.
  • F. Haddad nació apenas unos días después de que el Sol ingresó en Acuario y comenzaba el año nuevo chino de 1963 (Conejo de Agua), fecha, en que, además, se producía un Eclipse Anular de Sol (Luna Nueva). Era el último día laboral de la semana (viernes) dedicado a Venus.

Como se desprende de la anterior información, se trata de dos personajes que comparten una misión común: abrir espacios y caminos a nuevas experiencias; aunque con funciones e intenciones opuestas: Bolsonaro para la ruptura y la limpieza (Luna Balsámica) y Haddad para emprender y promover (Luna Nueva).

Si se toman en cuenta los resultados de la primera vuelta electoral y las más recientes encuestas, el gran favorito de esta contienda es Jair Bolsonaro. Sin embargo, si observamos el ambiente astral del plenilunio uraniano y las condiciones astrales de nacimiento de ambos contendores, no sería de extrañar el triunfo por la mínima diferencia del suplente de Lula, Fernando Haddad. Lo cual probablemente crearía una situación extremadamente caótica en la vida política brasileña, tal como se vislumbra el momento cósmico actual.

NOTAEn otro post analizamos con más detalle la posibilidad del triunfo electoral del candidato del Partido de los Trabajadores. Para acceder a él pulsa aquí 

 

42 DÍAS PARA DIGERIR O REDIRIGIR EL AMOR

LA NUEVA RETROGRADACIÓN DE VENUS 

El pasado cinco de octubre, a las tres de la tarde (hora venezolana), comenzó el tránsito retrógrado de VENUS. El cambio de dirección de este astro se produjo en su propio día, recordemos que los días viernes (veneris dies, en latín) son dedicados a honrar a la diosa del amor, volverá a cambiar de sentido también en el mismo quinto día de las semana que le pertenece, cuando concluya su rumbo invertido. Su marcha en retroceso se extenderá por un período de seis semanas, o 42 días continuos (del 5 de octubre al 16 de noviembre).

EL PLANETA VENUS Y SUS CICLOS

VENUS es el planeta más cercano y parecido a la Tierra, razón por la cual su brillo es cinco veces superior al de la más brillante de las estrellas del firmamento nocturno. Su recorrido por la rueda zodiacal, o ciclo sideral, es también similar al de la Tierra, circunvalación que dura cerca de 11 meses; pero su ciclo sinódico, o su verdadero año (vuelta completa alrededor del Sol), comprende un tiempo de 584 días, el equivalente a un año y siete meses terrenales.

EL MEGA CICLO VENUSINO

Cada cinco ciclos sinódicos de VENUS, esto es, cada 8 años terrenales, se reproduce su conjunción inferior con el Sol en la misma zona del cielo, constituyendo un ciclo de mayor extensión. Este Mega Ciclo nos conecta con experiencias similares a las vividas previamente, en el área afectiva o en el terreno económico.

REPETICIÓN DE LA MISMA CONDICIÓN VENUSINA

Hace 8 años, VENUS estuvo retrógrado entre el viernes 8 de octubre y el jueves 18 de noviembre de 2010, desde los 13° Escorpio y los 27° de Libra. Ahora lo hace entre el 5 de octubre y el 16 de noviembre (más o menos en el mismo período) y entre los 10° de Escorpio y los 25° de Libra (la misma zona zodiacal de entonces). Es decir, ahora se vuelven a presentar condiciones muy similares a las que prevalecieron en esta misma época de aquel año, 2010.

estrella belenLA DOBLE PRESENCIA DE VENUS 

VENUS puede ser visto en el cielo como si fuera una muy brillante estrella, que aparece poco antes o poco después de que el Sol surja por el oriente o se sumerja por occidente. Así, cumple con dos roles significativos: o anuncia la llegada del día, poco antes del alba, cuando aparece por el este; o indica el inicio de la noche, cuando se muestra por el oeste, poco después del crepúsculo. Por tener una órbita más reducida que la de la Tierra, VENUS ocupa siempre una posición aledaña a la del Sol, no alejándose más allá de los 47°, por delante o por detrás de éste.

LAS DOS FORMAS DE VENUS

Cuando VENUS se ubica por detrás del Sol en el circuito zodiacal, recibe el nombre de Lucifer, término latino (lux ferre) que alude al portador de la luz, ya que es el período en que el brillo que caracteriza a Venus se observa por encima del horizonte oriental, nos anuncia que el Sol está próximo a aparecer para brindarnos su luz y calor.

En cambio, cuando el mismo planeta se presenta poco después de que el Sol se haya ocultado y se aprecia como una reluciente estrella en las cercanías del horizonte occidental, se le conoce como Hespérides,  en alusión al mito griego de un bello jardín que contenía un árbol de doradas manzanas ubicado en un rincón de occidente, que la diosa Hera había confiado a tres ninfas para su cuidado.

Así, según su ubicación en el cielo y el horario de su presencia en el firmamento, hay dos estilos o formas de manifestarse la energía que representa este planeta, como anunciador del día o como pregonero de la noche.

LAS DOS FASES DEL CICLO VENUSINO

En cada una de las dos modalidades en que se presenta VENUS  permanece 260 días continuos. El mismo tiempo requerido para la gestación humana (entre 255 y 265 días), constituyendo también una de las unidades del tiempo maya (20 unidades de 13 días cada una).  En dos momentos de su ciclo sinódico, desaparece de la vista terrenal, pues coincide con las dos conjunciones con el Sol. La inferior, que marca el inicio del ciclo total, y la superior, que representa la mitad del mismo. En esas dos circunstancias VENUS se vuelve invisible y modifica su forma de mostrarse en el cielo. Bajo esa cualidad, el astro del amor nos envía una sutil indicación de los procesos íntimos que nos corresponde vivir.

venus

En esta oportunidad, el planeta que comparte su nombre con la diosa romana del Amor y la Belleza, y que representa la feminidad, se unirá al Sol también en su propio día viernes, el próximo 26 de octubre. Esa será la fecha que señala el fin de un ciclo sinódico (que había comenzado el 25 de marzo de 2017), y el inicio del siguiente, que se extenderá hasta el 2 de junio de 2020.

En esa misma fecha (26 de octubre) deja de aparecer como lucero del anochecer y pasa a presentarse ahora como Lucifer, anunciando la inminente aparición del Sol, por el este, cada mañana hasta el 14 de agosto del próximo año (2019), cuando se convierta nuevamente en Hespérides, para indicar la llegada de la noche.

En alguna de esas tres formas de expresión del planeta del amor, como Lucifer, como Hespérides o cuando no pueda verse por quedar oculta bajo el encandilamiento solar, se produce el nacimiento de cada ser humano, y allí se encuentra la clave de cómo nos identificamos con alguna de las tres actitudes diferentes ante la feminidad, la relación con la mujer, la expresión de los sentimientos y el manejo de los bienes materiales. Tema que trataremos en otra ocasión.

SIGNIFICADO DE VENUS Rx

En sus seis semanas de retrogradación se altera el significado del planeta Venus. Usualmente representa todo lo que valoramos, su dimensión espiritual, moral y material: los sentimientos, los deseos, el placer, la estética, la seducción, la unión, las posesiones y el dinero.

Ahora, mientras retrogradaVenus nos brinda la ocasión de re-vivir lo que más nos afecta y valoramos, de re-pensar lo que más queremos y anhelamos, y de re-elaborar nuestras relaciones amorosas hacia los otros y con la vida. También pueden surgir trabas en la expresión de los sentimientos; re-encuentros afectivos, recuerdos, nostalgias y melancolías; penurias o pérdidas económicas; y añoranza por los tiempos idos, de abundancia y de placer.

Esta retrogradación de Venus nos retorna a lo pudo haber sido y no fue. Nos confronta con nuestros valores y con los que la humanidad resalta. Todo ello como heraldo de un mundo que se acaba y otro que sufre los dolores de parto, tanto en el plano personal, como en el ámbito de lo colectivo.