LA LUNA COMO FUENTE DE LUZ E INSPIRACIÓN

LA SEMANA MÁS ILUMINADA

Ha comenzado la tercera semana de junio. Ésta es la más luminosa del año en el hemisferio norte. Comienza con PLENILUNIO, en las noches del 16 y 17 de junio y culminará con el SOLSTICIO de Verano, el viernes 21.

Es una semana con dos noches completas con presencia de LUNA LLENA, y el día más largo del año en estas latitudes. Así la semana n° 25 de este año, la que va del lunes 17 hasta el domingo 23 de junio, se caracteriza por poseer el menor tiempo de oscuridad de todo el año.

Nuestras dos luminarias se encargan de transmitir la mayor cantidad de luz posible al área septentrional de nuestro planeta. No volverá a ocurrir algo semejante hasta dentro de 24 meses (21-23 de junio de 2021)

Como fenómeno sincronístico curioso, el mismo día de Plenilunio (domingo 16) se produjo en el cono sur suramericano (Argentina y Uruguay) un apagón eléctrico, en la misma semana en que en esa zona se manifiesta la noche más larga del año.

EL PLENILUNIO

luna jupiEsta LUNA LLENA nació con el Novilunio del 3 de junio. Es la cuarta, última y extraordinaria de la estación climática que está culminando, la Primavera (norte) y el Otoño (sur), cuando lo habitual es que en cada estación climática se presentan sólo tres Lunas en plenitud.

Otro rasgo singular de este PLENILUNIO es que antecede al próximo Eclipse Total de Sol (el único de este año), que ocurrirá el próximo martes 2 de julio, en horas de la tarde. La Luna comienza a disminuir su tamaño y luminosidad desde el mismo momento en que alcanza su Plenitud y culmina desapareciendo del firmamento nocturno, cuando se interponga entre la Tierra y el Sol, en su tránsito por los 10° de Cáncer.

La próxima Luna LLena, la primera del verano en el norte, no tendrá la misma luminosidad que ésta porque coincidirá con su eclipsamiento parcial, provocado por la sombra emitida por nuestro planeta, en la tarde-noche del martes 16 de julio, cuando transite por Capricornio, muy cerca de la conjunción Saturno-Plutón.

Finalmente, otra peculiaridad de este PLENILUNIO consiste en que nuestro satélite completaba la redondez de su cara visible, simultáneamente cuando formaba una conjunción con JÚPITER, el más grande de los planetas, y que durante estas noches está mostrando también su mayor luminosidad y brillantez, al encontrarse más cerca de la Tierra y en oposición al Sol, mientras transita por Sagitario, signo del cual es su regente. Por eso, en la noche del domingo 16 se veía a la Luna acompañada a su izquierda por ese punto de luz tan fulgurante, que exhibía Júpiter.

LUZ EXTERNA QUE NOS CONECTA CON LA ILUMINACIÓN INTERIOR

Los fenómenos cósmicos de esta semana de PLENILUNIO y SOLSTICIO afloran como indicadores de procesos personales y colectivos que nos ponen en contacto con la necesidad de ver, tomar consciencia, aclarar y precisar lo que puede estar escondido en las sombras, bien sea porque haya sido velado para ocultarlo expresamente, o bien porque permanezca invisible en nuestro inconsciente.

Es necesario considerar las condiciones ambientales, ese mundo que nos rodea, para extraer de allí información de utilidad sobre nuestras vidas. Para que podamos y sepamos enfrentar los retos que el momento nos ofrece.

LUNA LLENA, a 25° de Sagitario.

En conjunción con JÚPITER, su regente.

Culminará su ciclo sinódico al ocasionar el único Eclipse Total de Sol (10° de Cáncer) de este año.

Los más afectados por este Plenilunio: quienes hayan nacido alrededor del 16-17 de diciembre.

Anuncios

EL EXTRAÑO PLENILUNIO QUE ANTECEDE A GÉMINIS.

El pasado 4 de mayo se inició un peculiar ciclo lunar que ha alcanzado su plenitud en las noches del sábado 18 y domingo 19 de mayo. Se trata de un PLENILUNIO extraordinario (4 lunas llenas en un trimestre), que corresponde a la primavera septentrional. Semejante condición lunar ocurrió hace exactamente 57 años, cuando se produjo la Luna Llena del 19 de mayo de 1962, era la culminación de un ciclo nacido y terminado dos semanas antes y dos semanas después con sendas Lunas Nuevas, coincidentes con dos intentos fallidos de golpe de estado en Venezuela, los días 4 de mayo y 2 de junio (Carupanazo y Porteñazo). Sobre esa casualidad causal de aquel período con el actual puedes seguir leyendo aquí: el análisis de las LUNAS BELICOSAS.

El PLENILUNIO de este fin de semana antecede a la entrada del SOL y MERCURIO en GÉMINIS, el martes 21. Nuestra Estrella Central ingresa en el signo de la comunicación acompañado por su más cercano planeta, regente de ese mismo signo, el pequeño, ágil, astuto, versátil y veloz MERCURIO. Símbolo todo ello, de la cualidad energética de este momento para el diálogo y el entendimiento, cuando andamos en medio de amenazas bélicas y actitudes desafiantes.

Coincide también la Luna Llena con el espacio dejado por el guerrero MARTE, que acaba de abandonar a Géminis e introducirse en las olas inestables que evaden los cangrejos. Bajo ese ambiente LUNAR, geminiano, mercuriano y de un Marte que ahora nada en aguas emocionales, comienza esta nueva semana y el último tercio de la estación primaveral. Tiempo en que predomina la inestabilidad, la sorpresa y la novedad.

1962-2019: PRIMAVERAS ILUMINADAS Y BELICOSAS

La LUNA comienza un nuevo ciclo mensual en paralelo con la oposición de JÚPITER con MARTE.

El sábado 4 de mayo la LUNA alcanzó al SOL en la mitad del signo del TORO.

El TORO terminará enamorándose de esa LUNA dos semanas más tarde.

Será el PLENILUNIO del BUDA, del que se dice le dio tres dones: la vida, la iluminación y la trascendencia al Más Allá.

Será ese PLENILUNIO el más iluminado de la más iluminada Primavera septentrional.

Se trata de una PRIMAVERA (u otoño, en el sur) fuera de serie, caracterizada por poseer una Luna Llena adicional: CUATRO en vez de las tres habituales.

Desde hace 57 años (1962) no ocurría un fenómeno semejante: CUATRO LUNAS LLENAS primaverales.

En aquella ocasión el PLENILUNIO del BUDA se configuró con la posición destacada de URANO, ubicado en Leo, a 90° de cada una de nuestras luminarias: el Sol en Tauro y la Luna escorpiana.

Aquella Luna Llena extraordinaria del 19 de mayo de 1962 estuvo precedida, como ahora, por el Novilunio del 4 de mayo y seguida por el Novilunio del 2 de junio.

En ambas fechas novilunares de aquel año, que tal como ahora poseía Cuatro Lunas en Primavera, se produjeron sendas insurrecciones militares en Venezuela.

Las dos rebeliones militares  de aquel año, contra el gobierno de Rómulo Betancourt, se iniciaron en bases navales; la de Carúpano (4 de mayo) y la de Puerto Cabello (2 de junio), conocidas también como Carupanazo y Porteñazo.

El par de sublevaciones militares, vinculadas con los movimientos insurreccionales de izquierda, opuestos a la influencia e intereses de los Estados Unidos, fracasaron y fueron sofocadas a sangre y fuego, seguidas de una fuerte represión política.

No fue casual que el planeta NEPTUNO, asociado al dios de los mares y también a los sueños y fantasías, mantuviera gran protagonismo en ese entonces.

El 4 de mayo de aquel año, MARTE (el guerrero) se conectó desde Aries con la cuadratura que formaban Saturno (gobierno) en Acuario y NEPTUNO (ideales y fuerza marina), en Escorpio, todos a 11° de sus respectivos signos,

Cuatro semanas después, sábado 2 de junio, le correspondió el turno a JÚPITER (el Super dios) llegar a los 11° del signo marino de  Piscis, para disparar desde allí sus truenos y centellas hacia la misma cuadratura que mantenían Saturno y NEPTUNO, a 11° del ángulo Acuario-Escorpio.

A 57 años de aquellos acontecimientos castrenses y políticos vuelve a repetirse similar condición astral: es la primavera más iluminada desde entonces, al volver a tener 4 plenilunios.

El PLENILUNIO de mayo del 62 con el protagonismo de URANO y el de ahora con la conjunción exacta del mismo URANO, esta vez con VENUS.

Los dos planetas que catalizaron las acciones en los Novilunios violentos del 62, se encuentran en posición antagónica este año en la nueva lunación del 4 de mayo: el guerrero MARTE, símbolo de la fuerza militar, en Géminis, en exacta oposición con JÚPITER en Sagitario; y este último, además, cercano a los 90° del mismo NEPTUNO de hace casi 6 décadas.

No es casual que bajo esa fuerte configuración astral, y su relación con la energía bélica, se esté hablando tanto estos días de una eventual intervención armada de (o promovida por) los Estados Unidos en Venezuela, visto la poca probabilidad de un golpe de estado tradicional o una rebelión militar interna.

No es casual que el mismo día novilunar (sábado 4 de mayo 2019) el movimiento opositor que pregona la llamada “Operación Libertad” haya programado visitar los recintos militares para hacer un llamado a la insubordinación de las fuerzas castrenses; que ese día el Presidente en ejercicio estuviera supervisando maniobras militares en El Pao; o que se hubiera estrellado un helicóptero militar y fallecidos todos sus ocupantes.

La oposición MARTE-JÚPITER representa el reforzamiento y descontrol de la energía violenta, asociada con el carácter combativo y belicista de las fuerzas armadas.

En esta ocasión MARTE se halla en Géminis, que es el signo de las comunicaciones y el pensamiento, del intelecto y el lenguaje. No es de extrañar entonces que la fuerza agresiva, violenta y combativa de MARTE, estimulada por la potencia de JÚPITER provoque más elocuencia, palabrerío, pensamientos y propaganda belicista que la condición natural impulsiva, iracunda y fáctica que caracteriza al dios de la Guerra.

Tampoco ha sido casual que apenas 4 días antes de la Luna Nueva un grupo militar se hubiera apostado a un costado de la Base Aérea de La Carlota para promover un levantamiento militar y popular, habiendo fallado en sus propósitos.

En comparación con el año 1962, esta vez los roles estuvieron invertidos: las fuerzas del Poder Ejecutivo en manos de una supuesta “izquierda” y la rebelión intentada por el Legislativo identificada con los valores e ideas económicas afines a los Estados Unidos y la mayoría de los gobiernos europeos.

Ante el paralelismo y las semejanzas entre lo cósmico y lo socio-político de los años 1962 y 2019 cabe entonces preguntarse:

  • Será posible un nuevo intento de alzamiento militar en los días cercanos al próximo (y último) novilunio primaveral?
  • En caso de éste producirse, tendría el mismo resultado fallido?

El carácter cíclico de la Historia, de los procesos humanos, de los cuerpos celestes y de la naturaleza misma, nos puede dar luces para obtener una respuesta.

 

 

 

MAYO INICIA CON BÁLSAMO LUNAR

El mes de mayo comienza con una LUNA muy peculiar, cuando ella transita por los últimos cinco grados del último signo zodiacal (Piscis), mientras que el SOL entra en el segundo decanato (de los 10° a los 20°) de Tauro (segundo signo).

A partir del momento en que nuestro satélite recorta su distancia del Sol (a menos de 45°), comienza la segunda mitad de su fase Menguante, la última de su ciclo  sinódico.

El ciclo sinódico de la Luna es aquel que va desde una conjunción con el Sol hasta la siguiente (29,5 días), ese período ha servido de guía a los humanos para establecer una de las formas de medir el tiempo en todos los calendarios: el mes.

Este año 2019 el primer día de mayo comienza la octava y última sub-fase del ciclo sinódico de la Luna. Durante las primeras tres madrugadas de mayo la Luna estará mostrándose por el este, cada vez más delgada. Ella prepara y anuncia la cercana aparición del Sol.

En el lapso de su estadio balsámico (3 días, 21 horas y 30 minutos) la Luna transita por tres signos zodiacales distintos y forma conjunción sucesiva con otros 5 astros (Quirón, Mercurio, Venus, Urano y el Sol).

                                        PROCESO DE LA LUNA BALSÁMICA

(Desde el 30/04 a las 21:16 hasta el 04/05 a las 18:46)

En tránsito desde 25° Piscis hasta 14° de Tauro.

FECHA HORA Ángulo SOL Aspecto Astro Posición Zodiacal Tiempo Visible Hrs Desde  
30/04 21:16 45° SemiCuadratura SOL 25° Piscis 03:00 03:00 am.
01/05 06:24 39° Conjunción 00° Aries 00° Aries 02:36 03:36 am.
01/05 14:26 37° Conjunción Quirón 04° Aries 02:36 03:36 am.
02/05 10:39 27° Conjunción Venus 14° Aries 01:48 04:22 am.
03/05 04:47 18° Conjunción Mercurio 24° Aries 01:18 04:52 am.
03/05 16:19 13° Conjunción 00° Tauro 00° Tauro 01:18 04:52 am.
03/05 22:16 10° Conjunción Urano 03° Tauro 01:18 04:52 am.
04/05 18:46 00° Conjunción SOL 14° Tauro 00:00 Invisible

Se inicia el lapso balsámico lunar con la cualidad espiritual-emocional de Piscis, y en conjunción con el planetoide Quirón, representación del sufrimiento y la sanación.

En la madrugada del día 2, si hubiera un cielo despejado. se vería imponente la unión de Luna y Venus, a 14° de Aries, con su toque de especial sensibilidad.

Comienza el tercer día del mes con la Luna conjunta con Mercurio, a 24° de Aries; y antes de que termine esa jornada se enlaza con Urano (3° de Tauro), para favorecer situaciones bizarras e imprevistas.

Concluye la cualidad balsámica de la LUNA, al alinearse  con SOL y Tierra, en el ocaso del día 4, para comenzar entonces un nuevo ciclo. Será la Luna Nueva de Tauro, en la zona media de ese signo (14°). 

Estos casi cuatro días previos a la nueva conjunción de nuestro satélite con el Astro Rey es el período en que presenta la menor cantidad de luz del mes y sólo aparece en el cielo  pocas horas antes del amanecer, por la zona oriental, cuando paulatinamente se está invisibilizando.

TRIANGULACIÓN CRÍTICA: La Cuadratura en T

Esta condición balsámica terminal de la Luna, adquiere mayor relevancia por comenzar inmediatamente después de haber formado parte de una configuración estelar de mucha envergadura con los planetas Marte y Júpiter, propiciadores de un flujo de elevada agresividad, que requiere contención.

                                                   CUADRATURA EN T

DOS ASPECTOS LUNARES PREVIOS A SU CONDICIÓN BALSÁMICA

Miércoles 30 de abril entre las 10:23 y las 17:58

En tránsito desde 20° hasta 24° de Piscis

MOMENTO HORA Posición Zodiacal Luna Aspecto Planeta Posición Zodiacal Planeta
Inicial

 

10:23 19° Piscis 55’ 90° MARTE 19° Géminis 55’
Culminante

 

14:10 21° Piscis 49’ + / – 90° Punto Medio 21° Gem/Sag 49’
Final

 

17:58 23° Piscis 43’ 90° JÚPITER 23° Sagitario 43’

En el preámbulo de su condición balsámica, la Luna se coloca desde Piscis en una posición equidistante de otros dos planetas que se hallan en oposición (Marte, en Géminis, y Júpiter, en Sagitario), creando así una figura de elevada tensión, conocida como Cuadratura en T.

Marte, el planeta guerrero, desde Géminis se enfrenta a Júpiter, en tránsito retrógrado por Sagitario, lo cual provoca una onda de expansión energética que se sale de control. Cuando la Luna se sitúa en ángulo recto (90°) con cada uno de ellos, en la tarde del 30 de abril, eleva el nivel de intensidad de esa fuerza liberadora de la agresividad.

Bajo ese ambiente de tensión la Luna comenzará su período balsámico. 5 días más tarde, cuando ya sea Luna Nueva, se manifiesta la oposición exacta entre  Marte y Júpiter, formando ahora dos ángulos distintos con la Luna: un semisextil (3), Marte; y un quincuncio (150°),  Júpiter. Ahora le corresponde a ella metabolizar y canalizar ese duelo planetario, en lugar de estimularlo.

SIMBOLISMO

En su condición BALSÁMICA, la LUNA emula la etapa última de los ciclos naturales, en la que predomina la función eliminatoria. Es la época más conveniente para desechar lo que ya no sirve, para la desintoxicación biológica, psicológica y emocional, para los finiquitos y las ventas, las dietas y la limpiezas a fondo, los adioses y las despedidas.

Ella simboliza las terminaciones, los acabamientos y la acción por la que nos deslastramos de las vivencias pesadas y de los sentimientos de confusión. Estamos ante una Luna que propicia la limpieza y la purga, el perdón y la purificación, el fin del dolor y el paso a la curación. la que facilita la descarga de los factores perturbadores.

En el proceso de eliminación propio de la Luna Balsámica, ella funciona como catarsis, comportándose como un bálsamo que aquieta el espíritu, distiende los músculos, reduce los dolores y aligera las cargas.

La LUNA BALSÁMICA nos invita y nos conmina, como todos los meses, pero esta vez con mayor énfasis, por los elementos simbólicos que ahora se acentúan, a despojarnos de lo inútil, de lo dañino, de lo superfluo, de lo que no nos pertenece y de lo que necesitamos prescindir. Para poder liberarnos y volcarnos a tareas que nos ayuden a encontrar nuestro auténtico camino, el que nos conduce a nuestro Destino, a evolucionar con el Universo hacia nuestra plena realización humana y divina.

 

PLENILUNIO EN 19 de ABRIL O EL RITORNELLO DE LA HISTORIA

19 DE ABRIL DE 1810: DEL “CESE DE LA USURPACIÓN” A EL “VAMOS BIEN”

Pocas veces ocurre la coincidencia entre la celebración de una fecha patria, la conmemoración de una efemérides religiosa y una determinada configuración astral, de carácter similar a la que se produjo en los respectivos acontecimientos que dieron origen a tales evocaciones.

Eso es lo que se presenta este Viernes 19 de abril de 2019.

Este año confluyen simultáneamente tres circunstancias entrelazadas:

  • La rememorarización de la Muerte de Cristo ocurrida probablemente hace 1986 años: (viernes 3 de abril del año 33 de la era cristiana). Se trata de la conmemoración religiosa de la pasión y muerte de Jesús, el Cristo, figura central -fundador e inspirador- del cristianismo, que se tiene como una de las celebraciones fundamentales de esta religión, predominante en la cultura occidental eurocéntrica.
  • Primer Plenilunio después del Equinoccio. Sol en Aries y Luna en Libra. La primera Luna Llena que ocurre después que los rayos solares comienzan a proyectarse por encima del ecuador terrestre han servido de guía a las distintas culturas para la elaboración de su agenda anual. La Iglesia Católica, siguiendo la tradición judaica, elabora su calendario litúrgico, haciendo coincidir el Plenilunio postequinoccial con la Semana Santa y la fiesta pascual. Por eso siempre hay Luna Llena en Semana Santa.
  • La fecha del 19 de abril, constituye junto con la del 5 de julio, una de las celebraciones más significativas del movimiento independentista de Venezuela. Hace referencia a los hechos suscitados en la mañana de Jueves Santo del 19 de abril de 1810, en la ciudad de Caracas, que sirvió de hito iniciador en el proceso de independencia nacional.

PATRIA Y RELIGIÓN

La conquista y colonización española en el Nuevo Mundo impuso a sangre y fuego sus creencias y costumbres religiosas a los pueblos sometidos. De esa forma la religión católica se expandió en los territorios de Suramérica. La fuerte imbricación entre lo político y lo religioso ha sido una peculiaridad del hecho social y antropológico en la América hispana.

En el caso venezolano se hace más patente esa comunión entre los eventos históricos, políticos y religiosos cada vez que se produce la coincidencia entre la festividad del 19 de abril y la celebración de la Semana Santa, pero de forma especial en los días feriados de Jueves y Viernes Santos, pues se solapan así la fecha patria y la celebración litúrgica.

Esa coincidencia de efemérides política y religiosa, similar a los acontecimientos del 19 de abril de 1810,  se ha presentado conjuntamente con el evento astronómico del Plenilunio en 5 ocasiones anteriores: 1829, 1905, 1924, 1962 y 1981, hasta que ahora, 38 años después, vuelve a repetirse semejante coincidencia.

Desde que se produjeron los hechos del año 1810 en una sola ocasión se presentaron conjuntamente la celebración de la fecha patria del 19 de abril, la litúrgica del Jueves Santo y la del Plenilunio: el 19 de abril de 1962. En esa ocasión, se experimentaba una gran inestabilidad política, al punto que pocas semanas más tarde se produjeron dos rebeliones militares sucesivas contra el gobierno de Rómulo Betancourt: el Carupanazo (Carúpano, 4 de mayo) y el Porteñazo (Puerto Cabello, 2 de junio).

EL PODER DEL SÍMBOLO

  • La presencia de determinados factores que acompañan ciertos hechos le otorgan a esos sucesos un carácter especial, ya que aparecen con una fuerza simbólica que favorece la tarea de su interpretación. Así ocurre, por ejemplo, con los eventos astrales. La Luna Llena es uno de ellos, y más allá de su incidencia electromagnética posee un peso simbólico muy singular, pues representa un estallido emocional difícil de controlar.
  • La narración de la muerte de Jesús en la cruz en aquella festividad judía de la Pascua, expresada en los evangelios sinópticos habla de un oscurecimiento especial en la tarde de aquel día, de lo que se cree pudo haber sido una tormenta de arena y no un eclipse total de Sol, pues para que ello ocurra se requiere que la Luna esté en conjunción con el Sol (como Luna Nueva) y no en oposición a él (como sucede cada vez que hay Luna Llena). No hay duda que la primera Luna Llena después del equinoccio (entre el 21 de marzo y el 21 de abril) es cuando el pueblo judío celebraba la Pascua, y bajo ese carácter simbólico ocurría la pasión y muerte de Cristo, como “cordero pascual sacrificado“.
  • Los sucesos políticos del Jueves Santo del 19 de abril de 1810 ocurrieron no sólo bajo el influjo -físico y simbólico de la Luna Llena– sino que además era coincidente con un Eclipse de Luna.
  • También la Fecha Patria del 5 de julio tuvo su origen en un día de Luna Llena, cuando los representantes de las diputaciones de las provincias que formaban parte de la Capitanía General de Venezuela, declararon solemnemente en Caracas (3 pm.) su Independencia de España.
  • De allí la importancia en que se junten por tercera vez en la historia el feriado religioso y la festividad patria con la manifestación de la Luna Llena (oposición Sol-Luna): 1810, 1962 y 2019; lo que le otorga una fuerza simbólica peculiar.

AQUEL JUEVES SANTO PLENILUNAR DE 1810

El acto de rebeldía ejecutado por el Cabildo de la ciudad de Caracas, en la mañana del Jueves Santo del 19 de abril de 1810, que logró la renuncia del Capitán General de Venezuela don Vicente Emparan, y el inicio de lo que sería  el proceso independentista, lo que se proponía era el nombramiento de una  Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII  y no la independencia de la Corona Española. Era todo lo contrario a un movimiento emancipador.

El objetivo de aquel Cabildo convocado era realizar una declaración formal de lealtad y fidelidad al rey (Imperio), a través de la entidad municipal, como representación del pueblo, como había venido ocurriendo en diversas ciudades de la península española y de los territorios americanos bajo su dominio. Se pretendía un “CESE de la USURPACIÓN” por parte de la invasión napoleónica (francesa) y el establecimiento de un Consejo de Regencia que sustituía la ausencia del Rey Fernado VII. El tal Consejo de Regencia venía a ser una especie de gobierno encargado o interinato, que buscaba apoyo externo, más allá del territorio español.

Pocos días antes (7 de abril de 1810) el Capitán General Vicente Emparan había emitido un comunicado pidiendo tranquilidad y paciencia porque VAMOS BIEN. Decía aquel manifiesto: “esperemos tranquilos ver la suerte que tiene destinada a nuestro amado Fernando, y a la Madre Patria, que no dudo será favorable, pues por lo que hemos experimentado vamos bien, que obra la mano del Todo Poderoso(**).

Observación: cualquier parecido con los sucesos políticos de la Venezuela del primer cuatrimestre de 2019 no son pura coincidencia.

Aunque la celebración de la festividad del 19 de abril se ha tomado casi como una manifestación de la independencia nacional, los verdaderos sucesos de aquella fecha sólo mostraron un cambio de poder en la administración municipal y un apoyo formal a la Corona Española por parte de las fuerzas civiles que ejercían dominio en la sociedad caraqueña.

El 19 de abril de 1810 fue el inicio de un proceso emancipador o una revolución, mediante la posterior elección de diputados y la instalación (2 de marzo de 1811) del Congreso, que 4 meses después declaró formalmente la Independencia, que no se obtuvo sino hasta la victoria fundamental de la Batalla de Carabobo, diez años más tarde, con un elevado costo en vidas y en condiciones de extrema pobreza (auténtica crisis humanitaria).

(**) Citado por los historiadores Almarza, Angel y Vargas, Rosángel, en su trabajo monográfico Qué pasó el 19 de abril (cfr. http://www.monografías.com)

LO QUE ESTÁ POR VENIR: LA CAJA DE PANDORA

Nadie duda que la confluencia del Viernes Santo, la fecha aniversaria de los sucesos liberadores y catalizadores del 19 de abril (1810) y la Luna Llena Postequinoccial guarda un enorme paralelismo con el ambiente de crisis política y económica por la que atraviesa Venezuela en los actuales momentos.

El gobierno de Venezuela se encuentra bajo asedio. Las potencias del mundo occidental atacan la economía del país y brindan apoyo a los factores opositores que se resisten y amenazan con intervención militar. Pero, al mismo tiempo, el Gobierno con debilidad popular interna, sigue teniendo el respaldo de las fuerzas militares nacionales y de importantes países del mundo (Rusia, China, Irán, Turquía, entre otros).

Lo que es innegable es el elevado nivel de la crisis y el potencial efecto destructivo que se va gestando en forma creciente.

Pensar que la resolución de esta crisis está a la vuelta de la esquina y que sus consecuencias podrán ser subsanadas en breve tiempo sería pecar de ingenuidad. La Historia, a través de sus repetitivas expresiones nos enseña que el camino es largo, y que lo que hoy puede aparecer de una forma, puede luego expresarse de manera muy diferente. Tal es el caso de lo ocurrido el 19 de abril de 1810 y sus consecuencias.

Es indudable también que, tal como ocurrió aquel 19 de abril de Plenilunio (y Jueves Santo), se aproxima un desenlace, sin que haya posibilidad de medir las repercusiones ni el signo de tales circunstancias. Así se hace presente la FUERZA DEL SÍMBOLO, a través del PODER DEL MITO:

PANDORA Y SU CAJA

Zeus quiso castigar a los humanos, a quienes el titán Prometeo les había otorgado el fuego robado a los dioses, como símbolo de la LUZ y la inteligencia. Para ello encargó a Hefesto elaborar una bella figura femenina, a la que dio por nombre PANDORA (la que tiene todos los dones) y cada divinidad le obsequió una cualidad: belleza, gracia, simpatía, inteligencia, astucia, audacia, curiosidad, etc. junto con un cofre que contenía todos los males, indicándole que no debía ser abierto.

Prometeo castigado, conociendo el carácter justiciero y vengador de Zeus, le advirtió a su hermano Epimeteo (que hacía todo sin pensar en las consecuencias) que no recibiera nada de Zeus, pero no le hizo caso y se dejó seducir por Pandora, que movida por la curiosidad abrió un poco y con cuidado la caja, y por allí se escaparon todos los males (enfermedades, hambre, dolores, miedos, etc.) y se esparcieron por el mundo de los humanos, lo único que quedó encerrada dentro de la caja fue la esperanza.

Aquella jornada rebelde del 19 de abril de 1810 en la sede del Ayuntamiento de Caracas y la renuncia de Emparan fue como la Caja de Pandora que al abrirse convirtió a la Junta Defensora de los derechos de Fernando VII en el comienzo de la gesta independentista, no sólo de Venezuela, sino del resto de la América española, de allí la célebre frase del himno (seguid el ejemplo que Caracas dio).

EL QUE ENTENDIÓ, ENTENDIÓ

Se ha puesto de moda la frase con la que encabezo este párrafo. Es usada por quien quiere decir algo, sin comprometerse con un contenido específico. Pero, en esta ocasión, tiene plena vigencia, pues he tratado de ofrecer elementos de análisis en el plano histórico y simbólico que nos permitan extraer algunas ideas para la comprensión del momento presente.

A cada quien le toca ahora tratar de interpretar la realidad y llegar a sus propias conclusiones. Se puede incluso llegar a sustituir unos nombres por otros. Escoge de acuerdo a tu criterio quién es quién en esta historia dramatizada en estos días de abril de 2019.

Si Trump actúa como una suerte de Zeus, quién sería Pandora aquí y ahora? Si los males que se esparcen son las sanciones económicas impuestas por el gobierno norteamericano, cuál sería la esperanza encerrada dentro de la caja? Así conviene ir descubriendo cuál es el papel que le corresponde cumplir a todos y cada uno de los actores de la historia presente (desde Fernado VII y Napoleón hasta Trump y Putin; pasando por Chávez, Fidel, Bolívar o Rondón; y desembocando en Maduro, Guaidó, Diosdado o Padrino) . Ese papel está ya escrito en el inconsciente de cada quien. Nos corresponde a todos hacerlo consciente.

También el año 2020 espera de su oportunidad.  La triple conjunción de Júpiter-Saturno-Plutón del primer trimestre y los plenilunios eclipsales de fechas significativas como el 10 de enero (juramentación presidencial) y el 5 de julio (aniversario 209 de la independencia) anuncian que el proceso de definiciones sigue proyectándose hacia adelante.

El resultado final de esta historia está por develarse. Pero, la historia incontenible sigue su curso sin parar, a la espera de un auténtico resultado definitivo. La historia de abril de 2002 está aún muy cercana para que la olvidemos.

Lo más sensato en esta hora es dejarse guiar por la prudencia que recomienda Prometeo, y hacer uso del fuego de la inteligencia divina que nos regaló a los humanos, para comprender y asimilar lo que está pasando y lo que está por ocurrir.

PRIMER NOVILUNIO DEL AÑO ASTRAL

Por vez primera, desde que el SOL ingresó en el hemisferio norte (Equinoccio primaveral) se juntan SOL y LUNA en el mismo punto zodiacal, lo cual marca el inicio del nuevo año astral .

Eso es el NOVILUNIO. Cada mes las dos luminarias se encuentran en la misma longitud del circuito zodiacal. Cada vez lo hacen en un signo diferente. Ese el comienzo de un nuevo ciclo sinódico de nuestro satélite, que tiene una duración de 29,5 vueltas dadas de la Tierra sobre su propio eje, que corresponde a 29,5 días.

La Tierra tiene también su propio ciclo. La duración de su periplo alrededor del SOL, que comienza a contarse desde que los rayos solares caen perpendicularmente sobre la linea ecuatorial, en su paso hacia el norte. El ciclo solar se cubre en un año exacto.

Esta coincidencia del inicio de los ciclos de la LUNA y la TIERRA, en relación con el SOL, convertida en un alineación de los tres astros en el espacio sideral, es el punto de partida de la cualidad energética que se expresará a lo largo de un año, que es el tiempo requerido (365,25 días) para una vuelta de nuestro planeta por la rueda zodiacal.

El NOVILUNIO de ARIES es el que determina no sólo el comienzo del nuevo año astral, sino que sirve también de referencia simbólica al contenido de todo el período. Nos permite conocer cuáles son las fuerzas cósmicas que estarán manifestándose durante este nuevo año.

Aquí la imagen del cielo observado desde la ciudad de Caracas, Venezuela, para el momento exacto del Novilunio.

Este mapa del cielo corresponde a las posiciones planetarias del primer momento novilunar del presente año astral (que va desde el 5 de abril de 2019, a las 04:52; hasta el 24 de marzo de 2020, a las 05:29).

MARTE, el regente solar (Aries), encabeza la seguidilla de planetas que ocupan la mitad del firmamento, y se encuentra cerca de Nadir (Fondo del Cielo, ubicado en norte); y JÚPITER, en el Zenit, cercano al punto meridional, cierra la formación planetaria en la zona poblada (desde Sagitario hasta Géminis, cubriendo 15de la circunferencia celeste). 

En el punto medio del área ocupada está NEPTUNO  surgiendo por el este, siendo a su vez el regente de su propio signo (Piscis). Este planeta es una suerte de maestro de ceremonias que concentra toda la energía del momento y la comparte con Venus y Mercurio, como un adelanto de lo que nos espera en este año.

La conjunción de Plutón y Saturno (en Capricornio) en la parte superior del cielo, le da connotación política al año; mientras que Quirón y Urano comienzan sus respectivos tránsitos por los signos de Aries y Tauro. Ambos fomentan el desarrollo de innovaciones en los procesos de curación y de demolición de estructuras convencionales.

La conjunción de Luna y Sol en Aries es centro de convergencias de los cambios con los que se inicia el año. Al ocupar la primera casa horoscópica, la unión de Sol y Luna provee todo el poder a la combinación de la cualidad objetiva, creadora, vitalizadora y resplandeciente del SOL, con la condición sutil, misteriosa, emocional y cambiante de la LUNA.

Estamos ante un gran reto. Se trata de la integración de lo visible con lo invisible, de lo racional con lo irracional, de lo aparente con lo oculto, de lo externo con lo profundo; del carácter engendrador paternal con la persistencia nutritiva  maternal, de lo sustentador con lo protector; en fin, la fusión de la ostensible potencia masculina solar con la sutil fertilidad femenina lunar.

 

EL AÑO DESPIERTA EN CONFRONTACIÓN BAJO LA SANACIÓN DE UN PECULIAR PLENILUNIO EQUINOCCIAL

DOBLE PLEITO

El nuevo año astral amanece de una forma especial: el Rey SOL y la Madre LUNA se ubican en zonas opuestas.

ÉL en ARIES y ELLA en LIBRA. Cada una de nuestras dos luminarias en la puerta de entrada de su respectivo signo.

Se crea una Gran LUNA LLENA, enorme es su tamaño aparente porque pocas horas antes ella transita por el punto del PERIGEO, en su mayor cercanía mensual a la Tierra.Pero, además, ambos regentes de los dos dos signos, el aguerrido MARTE (Aries) y la hermosa VENUS (Libra) forman también entre ellos un ángulo agudo y filoso (90°), que los coloca en postura bélica. Ella, desde el etéreo portador de las aguas (Aquarius)  y Él, desde el terrenal y robusto bovino (Taurus).

Dos pleitos entre las antagónicas fuerzas representativas de lo masculino y lo femenino. La virilidad combativa de SOL y MARTE enfrentada a la sensual fascinación de la delicadeza femenina, personificada por la LUNA y VENUS.

Bajo esa esa polaridad duplicada amanece el nuevo año cósmico.

EQUINOCCIO CON LUNA LLENA

El SOL cruza el ecuador terrestre, a la misma hora en que la inmensa LUNA asciende por el horizonte oriental (a las 18:00 del miércoles 20 de marzo, en Venezuela, Bolivia, Chile, Paraguay, Rep. Dominicana, Puerto Rico, costa atlántica de USA).

El SOL comienza su viaje al norte desde el punto vernal (00° Aries), mientras la LUNA viene en vía contraria dirigiéndose al sur, colocada en posición antagónica (00° Libra).

Tres horas y cuarenticuatro minutos después de la entrada del SOL en Aries se produce la total llenura de la LUNA, momento en que se inicia su lenta y progresiva reducción de luz y presencia nocturna hasta el 5 de abril, cuando surja la primera lunación (Luna Nueva) del recién estrenado año astral.

EL QUIROMÁNTICO SANADOR

Lo más significativo de este PLENILUNIO EQUINOCCIAL es su coincidencia con la posición protagónica que asume el planetoide  QUIRÓN.Con una órbita extravagante, Quirón demora media centuria en recorrer la autopista zodiacal y recientemente ha iniciado una nueva vuelta a la rueda celeste, desde el mismo punto vernal en que ahora se halla el SOL equinoccial y con la LUNA en la acera de enfrente.

Es el astro homónimo de aquel Centauro herido que se dedicó a enseñar y a sanar, mediante la toma de consciencia de su propio sufrimiento.

HERMES MIRANDO Y ANDANDO AL PASADO

El planeta más veloz y el más próximo al Sol, el de la órbita más reducida, tiene ya dos semanas en contravía. Es MERCURIO, el mediador. El que nos obliga a mirar hacia atrás, y muchas veces a retomar experiencias del pasado.Con este astro retrogradando el Reino Unido, por ejemplo, debió pedir cacao a la Unión Europea y frenar su inminente salida de esa asociación de estados, postergando pasadas decisiones; así como el equipo merengue (Real Madrid), después del continuado fracaso de sus dos entrenadores sucesivos, también debió mirar haca atrás y acudir de nuevo a quien ya había dejado el equipo hace menos de un año, el exitoso Director Técnico Zidane.

Esas son claras muestras de cómo esta disposición del planeta de las comunicaciones nos estimula a re-visar, re-emprender y re-tomar experiencias anteriores que no estuvieron adecuadamente asimiladas y que requerían de una repetición para poder aprender lo que había quedado pendiente.

Este Equinoccio y este Plenilunio, que marcan el inicio del año cósmico, arranca con Mercurio Retrógrado como indicador, de que se trata de un año que exigirá volver la vista atrás y prepararse a lo que está por venir.

LO NUNCA VISTOCada 19 años tenemos un Plenilunio Equinoccial como éste (1905, 1924, 1943, 1962, 1981 y 2000). Pero…

…Ninguno de los anteriores 6 plenilunios equinocciales del siglo pasado ocurrió como éste, con Marte y Venus en pugna; ninguno se produjo en simultánea con Mercurio Rx; tan sólo un par de veces (22 de marzo de 1970 y 23 de marzo de 1921) se le asemeja por la cercanía de Quirón, aunque en ninguna de esas ocasiones estuvo tan pegado del Sol, como ahora; y sólo un par de veces (1905 y 1921) coincidió con el fenómeno de una Super Luna, como la que ahora nos alumbra y deslumbra.

LA HORA DE LA CONVERSIÓN

La noche del miércoles 20 nos regala el amanecer del año cósmico más excéntrico y especial que hayamos podido imaginar: es un tiempo difícil, tiempo de rivalidades, desafíos y combates, tiempo de dolor y sufrimiento; pero, es también el tiempo de la curación, el tiempo de convertir  el pesar en alivio, la aflicción en esperanza, el temor en paz interior, a través de la consciencia y la fuerza mágica, misteriosa y alquímica que nos transmite la refulgencia de este Equinoccio Plenilunar, que además -y sobre todo- es Quiromántico.

 

6 EVENTOS SIGNIFICATIVOS BAJO UN SOL PISCIANO

A medida que pasa el tiempo, es decir, a medida que nuestro planeta sigue girando sobre su eje, simultáneamente con su recorrido alrededor del SOL, se aceleran los acontecimientos celestes, a la par que avanzan los sucesos terrenales. He aquí los EVENTOS ASTRALES más llamativos de este período:

  • El pasado lunes 18 de febrero el SOL comenzó su tránsito por PISCIS. Este signo representa el último trecho de la esfera zodiacal, es la fase terminal del retorno del Sol de su viaje al Trópico de Capricornio. Es el que expresa la transición entre dos estaciones climáticas: el fin del invierno en el norte y la preparación para la llegada de la próxima primavera.

PISCIS es el último de los doce signos zodiacales. Está representado por dos peces que nadan en dirección contraria. Es un signo de agua, asociado con las emociones, que está vinculado con los procesos no tangibles del mundo interior: los sueños, las ilusiones, el sufrimiento y la entrega a las vivencias del Espíritu. Durante este lapso (30 días) la introspección, la confusión y la idealización conspiran para tomar el descontrol de la vida.

  • El mismo lunes 18, se produjo la llegada de QUIRÓN a Aries. Eso marca el fin de un ciclo y el comienzo de otro, de ese planetoide. Es un ciclo de 50 años. La última vez que Quirón ingresó formalmente en Aries (sin incluir el breve asomo del año pasado) fue el 30 de enero de 1969, y permaneció en ese fogoso signo por más de 8 años (hasta finales de marzo de 1977).

Quirón representa la fuerza sanadora que contiene el dolor y el sufrimiento. Nos conecta con la imagen de una herida que ejerce una acción curadora.  Al estar ahora, en los próximos 8 años (hasta abril de 2027) bajo el reinado del Carnero y su regente Marte, nos pone en contacto con las heridas de guerra. Fue en su anterior período ariano que se vivió con más intensidad el dolor de la Guerra de Viet-Nam (1969-75).

  • Un día más tarde se produjo la oposición entre SOL y LUNA, momento en que nuestro satélite captó toda la luz solar y la reflejó desde su superficie hacia nuestro planeta. Es el PLENILUNIO. Eso ocurría mientras el Sol comenzaba su paso por PISCIS, y la Luna lo hacia por el signo opuesto: VIRGO. Ese momento de máxima llenura lunar se expreso de una forma peculiar, pues ella acababa de pasar por el PeriGeo más reducido del año (356.766 kms.), provocando la impresión de tener un tamaño superior al habitual, por estar tan cerca de la Tierra. Por eso, se le conoce como una SUPER LUNA.

Esta Super Luna señaló el comienzo del mes de Piscis y la siguiente Luna Llena indicará su final. Coincidirá entonces el último mes zodiacal exactamente con un ciclo lunar sinódico. Estas dos Lunas Llenas con las que se inicia y termina el signo de PISCIS le otorgan a este período un carácter especial:  el fluir constante de las emociones y el arrebato pasional.

  • Al culminar las fiestas carnestolendas, el venidero 5 de marzo, comienza el primer período de Retrogradación de MERCURIO. Durante 23 días el planeta de las comunicaciones desarrollará su tránsito invertido, recorriendo la segunda mitad del signo de los PECES. Se encontrará con el Sol, en la misma longitud zodiacal (24° de Piscis), el 14 de marzo. En esa fecha Mercurio inicia un nuevo ciclo y cambia de posición en el cielo, dejando de aparecer por el horizonte occidental a primeras horas de la noche, para reanudar su función de anunciador de la llegada del Sol, al presentarse antes del alba, por el horizonte oriental.

Estas tres semanas de retrogradación mercuriana (del 5 al 28 de marzo) las comunicaciones quedarán sometidas a un clima de confusión y se expresarán de forma más patente las divergencias y los desencuentros. No es un buen tiempo para llegar a acuerdos o firmar contratos.

 

  • Al siguiente día -el jueves 6 de marzo– se produce la conjunción exacta entre el SOL y el regente natural de Piscis, NEPTUNO. Ello le da más intensidad a las condiciones propias de este mes zodiacal: la imaginación, la evasión, la confusión y lo etérico. Si le sumamos el carácter retrógrado de MERCURIO, que representa la cualidad analítica y observadora, ahora interferida, la sensación caótica se incrementa ostensiblemente.
  • A los cinco eventos siderales mencionados hay que agregarle el más significativo de todos: la llegada del planeta URANO al signo de TAURO, el mismo jueves 6 de marzo. El planeta más excéntrico, rebelde, sorpresivo e indescifrable del sistema solar, transitando por el área más estable, cómoda, inalterable, obstinada e inmutable de la autopista sideral (Tauro). Permanecerá en ese signo hasta 2026 (7 años). Se inicia, por tanto, una etapa de alteraciones en el medio social y político, pero también en el ámbito natural y telúrico. El anterior ingreso de Urano a Tauro se produjo en 1935, año en que murió el General Gómez (Venezuela), derrumbándose una dictadura de 27 años;  y España se preparaba para su cruenta Guerra Civil (1936-39), que acabó con la República.

El estreno de este tránsito de URANO por TAURO bien merece otro relato.

 

 

 

LA SUPER LUNA ROJA

Durante la noche del domingo 20 de enero y la madrugada del 21, los habitantes del continente americano tendremos la oportunidad de vivir y observar un fenómeno astronómico singular: un Eclipse Total de Luna, que le cambia su color habitual, de un brillo blanco azulado a un tono opaco rojizo. Pero, no es cualquier eclipse, este acontecimiento estará acompañado por una cualidad especial, nuestra LUNA ahora se verá mucho más grande que de costumbre, por lo que es merecedora de una adjetivación superlativa: una SUPER LUNA ROJA. Estamos ante la más extraña Fúlgida Luna del mes de enero.

Este fenómeno singular congrega cuatro condiciones:

  1. Es la primera Luna Llena del año, la de enero y la segunda (central) del período invernal en el norte (o de verano en el sur). Representa el momento álgido de esa estación climática.
  2. La LUNA logra completar su figura redonda apenas 15 horas antes de su paso por el punto más próximo a la Tierra. Junto a la del próximo mes de febrero, serán las dos lunas más cercanas de todo el año, otorgándoles una dimensión superior al normal.
  3. ECLIPSE TOTAL. Por la latitud en la que se encuentra, en relación con el Sol y la Tierra, su cara visible quedará completamente ensombrecida. Será el único Eclipse Total de nuestra Luna en los siguientes 28 meses.
  4. EJE ACUARIO-LEO. El alineamiento de la Luna con Sol y Tierra, que es lo que produce la Luna Llena, ocurre cuando nuestras dos luminarias están ingresando simultáneamente a los signos de Acuario (Sol) y Leo (Luna), modificando la cualidad energética del momento.

En términos coloquiales este fenómeno fuera de serie se le conoce también como una SUPER LUNA ROJA. Super por el gran tamaño que aparenta, y Roja, por la tonalidad que adquiere al introducirse completamente dentro del cono de sombra que proyecta la Tierra.

La ocurrencia de este fenómeno astrofísico tiene una doble implicación: las condiciones físicas que lo caracterizan y su incidencia en el ámbito planetario: alteración del ambiente climático, meteorológico, marino, terrestre y biológico; así como su repercusión en las condiciones psíquicas, emocionales y conductuales –particulares y colectivas- de los seres vivos que habitan el planeta.

UNA LUNA QUE SE RUBORIZA A MEDIANOCHE

Todo Eclipse Total de Luna implica un proceso evolutivo, en el que nuestro satélite se va introduciendo progresivamente en la sombra emitida por la Tierra, primero ingresa en la penumbra, luego parte de su superficie se va oscureciendo más hasta introducirse totalmente en la sombra; de igual forma, al llegar al punto culminante, va saliendo parcialmente de la sombra, hasta quedar en la penumbra; y por último, recupera su brillo, mostrando otra vez toda su superficie iluminada por la luz solar.

Todo el proceso demora 5 horas y 12 minutos, de los cuales sólo 62 minutos corresponden al carácter Total del Eclipse, llegando a su punto de máxima manifestación a las 01:12 de la madrugada del 21 de enero.

A las 22:36 del 20 de enero la Luna entra en el área de penumbra que se crea por efecto de la sombra que proyecta la Tierra sobre ella; una hora más tarde, comienza a introducirse progresivamente en la sombra propiamente dicha, quedando totalmente oscurecida durante una hora y dos minutos (desde las 00:41 hasta las 01:43 del lunes 21 de enero); para luego irse retirando paulatinamente de la sombra, y reaparecer completamente, en todo su esplendor, a las 03:48 de la madrugada del lunes.

A diferencia de los Eclipses de Sol, los de Luna, aunque sean totales, no la ocultan; sino que ella queda opacada bajo un tenue manto colorado (a medio camino entre púrpura y naranja), debido al efecto provocado por la atmósfera terrestre, que disipa los rayos azul y violeta, prevaleciendo el color rojizo. Esa es la razón por la que se le denomina también Luna Roja, o Luna de Sangre.

Evolución del Eclipse en la noche del 20-21 de enero:

Datos precisos de la hora y fecha en que se inicia cada fase del eclipsamiento, y su duración:

Condición Tipo Inicio Hora Inicio Fecha Fin Hora Fin  Fecha Tiempo

Hr-min-seg

Penumbra 22:36:30 20 Ene 23:33:54 20 Ene 00:57:24
Parcial 23:33:54 20 Ene 00:41:17 20 Ene 01:07:23
TOTAL 00:41:17 21 Ene 01:43:16 21 Ene 01:01:59
Parcial 01:43:16 21 Ene 02:50:30 21 Ene 01:07:14
Penumbra 02:50:30 21 Ene 03:48:00 21 Ene 00:57:30
Tiempo acumulado por tipo de Eclipse
Tipo Horas Min. Seg.
Penumbra 02 36 30
Parcial 02 14 37
Total 01 01 59
            Momento culminante

ECLIPSE TOTAL SUPER LUNA

FECHA HORA
21 de Enero 01:11:46

Todas las horas corresponden a la hora local de Venezuela (Huso horario: 60° W: – 4:00 horas con respecto al Tiempo Universal).

EJE ZODIACAL: ACUARIO-LEO

Para el momento del Plenilunio Eclipsado, la Luna pasa por la longitud 00° 49’ del signo de Leo, mientras que el Sol se ubica en el punto opuesto, a pocas horas de haber comenzado su tránsito anual por Acuario. En ese eje se desarrolla todo el potencial de ambos signos. Representa la lucha entre la inteligencia, la iluminación, la rebeldía y la solidaridad de Acuario versus el impulso, la fuerza, el orgullo y la prepotencia de Leo.

Resulta de ello un cambio significativo en las actitudes humanas, pasando de un dominio racional (Sol) a una explosividad emocional (Luna), bajo el estilo de los dos signos zodiacales en que se encuentran ambas luminarias. Al acaecer en horas nocturnas, la influencia lunar en su modalidad Leo es la que está más expuesta, expresándose con mayor inestabilidad y descontrol.  

Éste es el último de los ocho eclipses (5 de Luna y 3 de Sol) que se habrán producido en el eje Acuario-Leo en los últimos dos años (desde el 11 de febrero de 2017 al 21 de enero de 2019). Guarda mayor afinidad con el anterior Eclipse de Luna en Leo, ocurrido en la noche del 11 de febrero de 2017.  Hasta febrero de 2036 no volverá a producirse ningún otro eclipse en esos dos signos zodiacales, cuando la Luna volverá a ocultarse desde Leo.

LA CONDICIÓN DE SUPER LUNA 

La Luna no modifica su tamaño, siempre mantiene el mismo volumen, lo que varía es la percepción que tenemos de ella, y eso depende de la distancia que la separa de la Tierra, y la posición que ocupa en el cielo, durante las horas nocturnas.

El fenómeno de SUPER LUNA consiste en la observación de una Luna Llena de superior tamaño al que muestra usualmente. Esta condición se adquiere cada vez que se produce simultáneamente dos eventos de orden diferente: Plenilunio y Perigeo.

En Plenilunio la Luna logra reflejar mayor cantidad de luz solar, proyectándola sobre la superficie terrestredesde donde la percibimos como un inmenso faro circular expuesto durante toda la noche, en movimiento este-oeste por la bóveda celeste.

El Perigeo consiste en el paso de la Luna por el punto más próximo a la Tierra, lo cual se produce cada cuatro semanas (en un lapso de entre 26 y 28 días). En su recorrido mensual alrededor de la Tierra, la distancia entre los dos astros varía constantemente, oscilando unos 50.000 kms. entre el punto más cercano (perigeo) y el más alejado (apogeo).  Lo que permite apreciar la diferencia del tamaño lunar en cada plenilunio.Sólo cuando coincide el Plenilunio con el Perigeo (unas dos veces cada año) se logra captar la LUNA con un tamaño extraordinario. Eso es lo que ocurre en la noche del 20-21 de enero y volverá a presentarse en la del 18-19 de febrero. La diferencia es que la de ahora pasa por un proceso de eclipsamiento (o enrojecimiento), modificando su brillo y apariencia, mientras que la de febrero se mantendrá inalterable durante toda la noche.

Cuando la Luna Llena aparece por el horizonte oriental, mientras el Sol se oculta por occidente (ocaso), también se ve más grande; pero, a medida que ella va ascendiendo en el cielo, aparenta reducir su tamaño, hasta observarse más diminuta, en el momento en que llega al zenit (a medianoche). Por eso, en el ocaso que da paso al anochecer del 20 de enero la percepción de la Luna tiene un aspecto espectacular.

VISIBILIDAD AMERICANA

Otra de las características más llamativas de este Eclipse Lunar es que será visible en su cualidad Total en todas las regiones de América, siendo el único continente que puede apreciar este fenómeno en toda su magnitud, pues sólo una muy pequeña porción de Europa (Portugal e islas británicas) puede captarlo, poco antes de la salida del Sol.

CATEGORÍA DEL ECLIPSE Y SU REPERCUSIÓN EN EL COLECTIVO

Todo Eclipse forma parte de un grupo o familia de eclipses; lo cual ha permitido desde la antigüedad prever con antelación la fecha y características de cada uno. El de ahora pertenece a la serie Saros # 134, que está compuesto por 72 eclipses, de los cuales 26 de ellos son totales. El de ahora es el noveno Eclipse Total de Luna de esa serie, que han ocurrido en los últimos 145 años.

LOS 8 ECLIPSES TOTALES DE LUNA PREVIOS DE LA SERIE SAROS 134

FECHA Posición Zodiacal
25-10-1874 01° Tauro 41’
04-11-1892 12° Tauro 41’
16-11-1910 23° Tauro 44’
27-11-1928 04° Géminis 51’
08-12-1946 16° Géminis 00’
18-12-1964 27° Géminis 11’
30-12-1982 08° Cáncer 24’
09-01-2001 19° Cáncer 36’

Como se desprende del cuadro anterior cada 18 años y 11 días se repite un eclipse similar, aunque ubicado 11° más avanzado en la longitud zodiacal.  Si se revisan los acontecimientos sociales sucedidos en esas épocas puede extraerse alguna idea del tipo de situaciones que pudieran presentarse en los próximos meses, que siguen al presente eclipse.

Por ejemplo, en el caso venezolano, existe una coincidencia entre las fechas de esos eclipses y los cambios constitucionales ocurridos en los años 1874, 1892, 1928, 1946, cuando a los pocos días de ese eclipse se instaló la nueva Asamblea Nacional Constituyente, que redactó la Constitución del 47; el de diciembre de 1964 coincidió con la incorporación de los partidos URD y FND al gobierno de AD (Ancha Base), en medio de la confrontación política armada de entonces; poco después del ocurrido al final del año 82, se produjo la debacle económica conocida como Viernes Negro (18-2-83); así como también el cambio político que se impuso desde el año 2001, a través de las leyes habilitantes de ese año.

NOCHE DE AGITACIÓN E INSOMNIO

La comprensión del fenómeno de SUPER LUNA ROJA, además del disfrute estético por la observación de ese espectáculo extraordinario, nos prepara para asimilar mejor la ocurrencia de situaciones que escapan a nuestro control y normalidad y que podrían afectarnos fuertemente.

Toda LUNA LLENA implica una alineación de la Tierra (en el centro) con el Sol, en un extremo, y la Luna en el otro. Ese fenómeno astrofísico crea una alteración natural en todos los elementos que habitan en el planeta Tierra, especialmente en los fluidos, tal como sucede con las mareas; pero también con la sangre y el funcionamiento hormonal de los seres animados.

En esta ocasión, tanto el domingo 20 como el lunes 21 tal situación se presenta en grado superlativo, debido a la mayor cercanía de la Luna a la Tierra, por una parte, y a su momentáneo oscurecimiento, por la otra.

Bajo las circunstancias antes citadas se estimulan las experiencias internas y se activan temores, angustias o fantasías. Como seres vivos y animados que somos, los factores de orden psíquico y biológico escapan al control de nuestra mente racional y voluntad, provocando comportamientos extraños y una conducta emocional desequilibrada, tales como grandes alegrías, euforias, melancolía, irritación, explosión de rabia, agresividad, hemorragias, inspiración, misticismo y ensoñación, entre otras.

Lo más sano y conveniente es disfrutar del espectáculo sideral nocturno, prevenir los desórdenes de comportamiento personal y ajeno, y ahondar en el conocimiento de nuestro propio ser interno.

Estamos ante el acontecimiento astronómico más destacado de este año 2017, el ECLIPSE TOTAL DE SUPER LUNA, que se manifestará en la noche del domingo 20 de enero.

 

 

 

 

2019: UN AÑO DE FINALIZACIONES Y DESENLACES

VISIÓN GENERAL Aquí encontrarás una visión general del nuevo año 2019, en el que nuestro planeta dará otro giro completo alrededor del Sol. Siempre es útil conocer las condiciones del Cosmos para este período, a fin de imaginar cómo te pudieran afectar en lo particular y prepararte para hacerle frente a los nuevos desafíos. Conviene aceptar las dificultades que puedan surgir en tu vida personal, disponerte a superarlas, con tus propias potencialidades y sacar el máximo provecho a las oportunidades que también se irán ofreciendo en el transcurso de los meses.

LUNA ESCORPIANA EN FASE MENGUANTE

El nuevo año comenzó con Luna Menguante transitando por el signo de Escorpio. Ambas condiciones aluden a la fase terminal de los procesos. Nos anuncia que durante este año debemos concluir etapas, cerrar capítulos de nuestra vida y prepararnos para emprender posteriormente nuevas tareas, una vez que hayamos extraído las lecciones correspondientes y asimilado sus respectivos aprendizajes. Se inicia un tiempo para deslastrarnos de todo aquello que nos impide evolucionar.

CON MARTE EN ARIES

Lo que sucede el primer día del año trae consigo la semilla de lo que se va expresar en los doce meses siguientes. En este caso, faltando apenas 1 hora y 49 minutos para que terminara el año 2018, Marte, el planeta rojo, se internó en su propio signo, Aries. Este planeta en ese signo representa el impulso y la acción, la fuerza combativa y la energía masculina activa, en su más elevado nivel, otorgándonos un poder especial para enfrentar los desafíos y luchar contra todo aquello que obstaculice nuestros propósitos. Nos habla de la posibilidad de incrementar la vitalidad y el entusiasmo en nuestras acciones y nos regala la valentía para encarar los nuevos retos.

PRIMERA LUNACIÓN: ECLIPSE PARCIAL DE SOL

En la noche que antecede al Día de Reyes ocurre la primera lunación del año: es la primera de las trece uniones que se producirán entre el Sol y la Luna. Tres de ellas tienen un carácter especial: en la primera (5 de enero), la séptima (2 de julio) y la última (26 de diciembre) el Sol quedará eclipsado por el paso de la Luna, indicando una tendencia a los cambios significativos a principios, mediados y finales de 2019. Es un año que comienza y termina con respectivos eclipses solares, presagio de las grandes transformaciones que se avecinan.

 

FECHA HORA TIPO POSICIÓN ZODIACAL
05-01-19

06-01-19

21:29 (Ven)

01:29 (Europa Central)

Parcial

SOL

15° Capricornio 25’

 

STELLIUM PLANETARIO

El mismo día del Eclipse, se produce una acumulación de energías planetarias en los primeros 20° de Capricornio. Con la llegada de la Luna y Mercurio a Capricornio (viernes 4, a las 14:56; y a las 23:41, respectivamente) se crea esa integración de fuerzas, que  se junta con las del Sol, Saturno y Plutón. Esta concentración durará 24 horas. El astro más lejano y pequeño (Plutón) recibe las ondas energéticas del resto de astros que ahora transitan por Capricornio, para otorgarle un clima de ruptura y terminación, asociado al Eclipse.

PAR DE SUPER LUNAS

Los dos primeros plenilunios del año ostentan características fuera de lo común, pues se trata de sendas Super Lunas. Tanto la del 21 de enero, como la del 19 de febrero podrán ser apreciadas por su extraordinario tamaño, debido a su tránsito esas noches por la zona del perigeo, punto de mayor cercanía a la Tierra, que las hará ver mucho más grandes que de costumbre. La primera de ellas (21 de enero) coincide además con un Eclipse Total de Luna visible en toda América. Son símbolos poderosos del ambiente de inestabilidad emocional que se manifestará en esas noches y de inquietantes expresiones de las fuerzas demoledoras de la naturaleza, sobre todo en las regiones marinas y costeras.

JÚPITER EN SAGITARIO

Como todos los años, el tránsito de Júpiter define el carácter del período, pues es el único de los astros que permanece un año completo en cada uno de los signos zodiacales, asimilando con él la fuerza de ese lapso. En esta ocasión el planeta de la expansión y el desarrollo se mantendrá casi todo el tiempo en Sagitario, activando los procesos de crecimiento y expansión personales, las relaciones internacionales y los conflictos globales. Un año para viajes y estudios que fomenten las relaciones diplomáticas y comerciales entre las naciones, así como una visión integradora del conocimiento humano.

CRISIS DE DESARROLLO: EL CONFLICTO JÚPITER-NEPTUNO

En tres ocasiones, el 13 de enero, el 16 de junio y el 21 de septiembre, JÚPITER formará un ángulo recto (90°) con NEPTUNO,  lo cual representa un conflicto entre dos fuerzas, la expansiva de Júpiter y al evasiva de Neptuno, indicando situaciones relacionadas con lo volátil, lo confuso, lo inasible y lo desproporcionado; razón por la cual hasta el último trimestre del año se sentirán los efectos de un ambiente poco racional, inundado de incertidumbres. Tal aspectación planetaria impide los deslindes y aleja las definiciones.

FIN DEL CICLO COMBINADO JÚPITER-SATURNO

El año 2019 representa la fase final del ciclo combinado de los planetas Júpiter y Saturno, preparatorio de un nuevo encuentro entre ellos, que se dará el próximo año. Así, cada veinte años se produce una renovación de las fuerzas de control y expansión de la sociedad, y éste como todos los años que lo anteceden, proveen las situaciones de desgaste y caducidad de los sistemas sociales que urgen ser renovados. En este 2019 seremos testigos de hechos sociales y sucesos naturales que encarnarán el estado de decadencia de los sistemas de organización y gobierno, a nivel regional y mundial.

LOS CAMBIOS DE SIGNO

Otro indicador del pulso anual viene dado por el cambio de signo de dos astros lentos. Tal es el caso de Quirón, que pasa de Piscis a Aries, y de Urano que se traslada de Aries a Tauro. Ello advierte una alteración de dirección en que se mueve la energía social, generando mayor inestabilidad en las estructuras y modelos económicos, que buscan consolidar una dinámica innovadora, bajo patrones diferentes. El estado de crisis por la que transita la economía mundial provocará cambios significativos en el uso que hacemos de los recursos naturales. El último mes del año le corresponderá el turno a JÚPITER, que pasará de Sagitario a Capricornio, desde el 2 de diciembre, fecha a partir de la cual los asuntos estructurales de gobierno y de poder comienzan a resolverse de manera más definida.

LIMPIEZA QUE PREPARA EL INICIO UN NUEVO PROCESO SOCIAL

La confluencia de los factores mencionados más arriba muestra el estado de ajuste y acomodación que regirá este año 2019, de cara a los grandes cambios que deberán acaecer el año próximo, punto final y punto de partida de un nuevo escenario mundial.