EL 20-M: DE PRONÓSTICO RESERVADO

                                   

                                    ELECCIONES PRESIDENCIALES EN VENEZUELA

La dualidad de un geminiano en fase transicional y el impulso aguerrido de un sagitariano emergente se enfrentan en la batalla electoral del 20 de mayo en Venezuela. Por primera vez se elige nuevo titular de la Presidencia en un día en que el Sol cambia su domicilio sideral (de Tauro a Géminis) y por primera vez se conocerá el resultado con nuestra Estrella Central  estrenando signo. 

Dos personajes antagónicos en sus signos natales (Sagitario y Géminis), en la condición lunar (Menguante y Creciente) y planetaria (Saturno y Júpiter). Uno de ellos estará tocado por la gracia y el encanto de Venus; el otro por la rabia y la agresividad de Marte. Trataremos de dilucidar a quién bendicen los astros y recibe el caudal de votos suficientes para obtener su derecho a ocupar el Palacio Presidencial.

                                     LA CUALIDAD DEL SIGNO SOLAR ELECTORAL

El domingo 20, pasadas las diez de la noche, cuando se den a conocer los primeros resultados electorales en Caracas, el SOL estará ingresando al signo de Géminis. Será la primera vez que ocurra una votación general para elegir Presidente de la República en Venezuela, bajo tan extraña modalidad zodiacal: elección con el Sol en un signo (Tauro) y conocimiento del resultado con el mismo Sol ya en otro signo (Géminis).

El 14 de diciembre de 1947 se celebró la primera elección universal, directa y secreta para escoger al Presidente del país. Desde entonces las primeras onces elecciones presidenciales (incluyendo aquella) se efectuaron con el Sol transitando por Sagitario (signo opuesto a Géminis). Posteriormente se celebró bajo el mismo signo del Centauro la del 3 de diciembre de 2006 (la única elección presidencial sagitariana de las 5 regidas por la Constitución del 99).

En otras cuatro oportunidades (todas después de la aprobación de la Constitución del año 1999) se consultó a la población sobre la persona que debería ejercer la Jefatura del Estado como Presidente Constitucional fuera del período tradicional sagitariano30 de julio de 2000 (mega-elecciones de relegitimación), 15 de agosto de 2004 (referendum presidencial), 7 de octubre de 2012 (cuarta elección sucesiva de Hugo Chávez) y 13 de abril de 2013 (para completar el período presidencial 2013-2019). Estas 4 votaciones atípicas se efectuaron con el tránsito solar por tres signos: Leo (2), Libra y Aries, respectivamente; dos de ellas en signos cardinales y otras dos en el mismo signo fijo (2000 y 2004).

En el año 2000, cuando se procedió a renovar los poderes del Estado para aplicar la nuevas disposiciones constitucionales, se convocaron elecciones generales para el 28 de mayo de aquel año, que de haberse efectuado, hubieran coincidido con el Sol geminiano, pero finalmente fueron pospuestas para dos meses más tarde, coincidiendo con el tránsito solar por Leo, el mismo signo del Presidente re-elegido (Chávez) y en día eclipsal.

Elecciones Presidenciales universales en Venezuela  (1947-2018)

Constitución Vigente FECHA Signo Solar
1947
1 14 Dic 1947 Sagitario
2 (a) 30 Nov 1952 Sagitario
1953  
3 (b) 15 Dic 1957 Sagitario
4 07 Dic 1958 Sagitario
1961  
5 01 Dic 1963 Sagitario
6 01 Dic 1968 Sagitario
7 09 Dic 1973 Sagitario
8 03 Dic 1978 Sagitario
9 04 Dic 1983 Sagitario
10 04 Dic 1988 Sagitario
11 05 Dic 1993 Sagitario
12 06 Dic 1998 Sagitario
1999  
13 30 Jul 2000 Leo
14 (c) 15 Ago 2004 Leo
15 03 Dic 2006 Sagitario
16 07 Oct 2012 Libra
17 (d) 14 Abr 2013 Aries
18 (e) 20 May 2018 Tauro/Géminis

(a) No fue una elección presidencial universal, sino de Asamblea Nacional Constituyente que fue la que designaría al Presidente (Pérez Jiménez). Fue considerada fraudulenta.

(b) No fue una elección presidencial. sino un plebiscito (no contemplado en la Constitución del 53) para decidir sobre la ratificación del Presidente para una nuevo período.

(c) No fue una elección presidencial, sino un referéndum inicialmente revocatorio, que culminó siendo ratificatorio, del período presidencial (2001-2007).

(d) Elección imprevista convocada para completar el período presidencial 2013-19 del Presidente fallecido.

(e) Elección adelantada (8 meses previos al inicio del próximo período presidencial 2019-25).

Del cuadro anterior podemos extraer como conclusión que:

  • sólo 5 de las 18 (28%) consultas electorales relacionadas con el ejercicio presidencial en la historia venezolana se han realizado fuera del tiempo en que el Sol pasa por Sagitario (22 de noviembre al 21 de diciembre), todas ellas bajo las condiciones establecidas en la Constitución vigente del año 1999.
  • A pesar de que esta Constitución prevé que la fecha de inicio del período presidencial es el 10 de enero del año correspondiente, ninguno de los dos únicos presidentes elegidos para ejercer esa función bajo la actual constitución (Chávez, en 2000 y Maduro, en 2013) comenzaron a ejercer sus propias funciones como tales en la fecha prevista constitucionalmente, sino seis meses antes (agosto 2000), en el caso de Chávez, y tres meses y 9 días después de iniciado, en el de Maduro (abril 2013).
  • Al contrario de lo ocurrido en las elecciones presidenciales de la segunda mitad del siglo XX, las correspondientes al presente siglo sólo una de las seis (16%) se realizó bajo el Sol Sagitariano (3 diciembre 2006). Veamos cómo estaba el cielo de esas otras cinco elecciones.

                                          LAS ATÍPICAS ELECCIONES NO SAGITARIANAS

  • Elección de la Relegitimación 2000: LEO.

ECLIPSE SOLAR NEPTUNIANO ANUNCIA EL SUEÑO DE LA REVOLUCIÓN

Culmina la jornada electoral con un Eclipse Parcial de Sol en Leo opuesto al planeta Neptuno en Acuario. El alineamiento entre Sol, Luna, Tierra y Neptuno proporciona un flujo energético de cambio profundo, pero basado en los sueños, ideales e imaginación, representado por el poder de Neptuno en el punto opuesto a la conjunción Sol-Luna. Adicionalmente, los planetas Júpiter y Saturno mantienen la fuerza de una nueva conciliación entre la posibilidad de expansión sin la sensación de contención, abriendo una nueva etapa de relaciones entre ellos para el ciclo 2000-2020. La conjunción Júpiter-Saturno que abría el nuevo ciclo se produjo el 28 de mayo de 2000, coincidiendo exactamente con la misma fecha en que estaba prevista efectuarse esa elección.

  • Referendum Revocatorio 2004: LEO.

LUNA NUEVA, MARTE Y URANO RENUEVAN EL COMBATE  

Tal como sucedió en la elección del año 2000, el Referendum Revocatorio fue realizado bajo el ímpetu del Sol en Leo, habiendo vencido el Presidente en ejercicio, nativo del mismo signo zodiacal. Ahora se repite la misma condición lunar: Luna Nueva de Leo, idéntica fusión entre el Sol y la Luna de entonces, a pesar del desesperado esfuerzo opositor por alcanzar la revocatoria del mandato. Coincide ese acto electoral con la oposición entre el valiente y aguerrido Marte frente al explosivo y sorprendente Urano, en el eje Virgo/Piscis, dejando ver que ese resultado electoral no acabaría con la pugnacidad y la agria confrontación política que se venía expresando desde 2001.

  • Elección 2012: LIBRA.

PLUTÓN Y LA LUNA ANUNCIAN LA CERCANA MUERTE

En el año 2012, cuando se realizó la última elección del Presidente Chávez, que no llegó a posesionarse del cargo en la fecha prevista por la Constitución, 10 enero 2013, debido a su grave enfermedad y posterior fallecimiento,  fue elegido en el momento en que la LUNA iniciaba su fase MENGUANTE, cuando transitaba sobre el Sol natal de Venezuela (12° Cáncer),  símbolo de disminución; y en oposición a PLUTÓN, el astro que representa la muerte, formándose entre los tres una figura muy conflictiva: Cuadratura en T con el Sol en el punto medio entre la oposición de Luna-Plutón. Más claro, imposible.

  • Elección 2013: ARIES.

EL PROTAGONISMO BÉLICO DE MARTE

El Signo de Aries está regido por MARTE, y el mismo día electoral se produjo su conjunción bienal con el propio SOL. Ambos astros colocados en el mismo punto zodiacal (25° de Aries) marcarían el clima belicoso del ahora Presidente emergente. El ambiente conflictivo, el protagonismo militar y la denominada “guerra económica” van a caracterizar todo el período madurista, que ha logrado sobrevivir bajo permanente fuego cruzado.

  • Elección 2018: TAURO-GÉMINIS.                                                                                  
  • EL SOL ANUNCIA LA TRANSICIÓN Y LA INDEFINICIÓN.                               
  • Con un pie en TAURO y otro en GÉMINIS (que vale por dos).

Ésta será la quinta elección presidencial que no se moldea al estilo sagitariano.

Tres de ellas (2000/2004/2013) compartían con Sagitario el mismo elemento (FUEGO); dos en Leo (2000-2004) y una Aries (2013).

La cuarta se produjo bajo el elemento aire (Libra, 2012). Esa fue una elección movida por el deseo de armonía y por el carácter transicional, propio de una Luna Menguante.

Ahora todo es diferente. Por vez primera la población venezolana acude al llamado a votar con una doble oposición, al más puro estilo geminiano. No es sólo la clásica confrontación gobierno-oposición, sino entre el gobierno vigente y la duplicada oposición, que se ha dividido en dos bloques: los que propugnan la inhibición, con el abstencionismo y los que propician el voto castigo, el voto anti-gobierno.

Será la primera vez que se elige al Presidente con el Sol terminando su recorrido por un signo zodiacal.

Ello denota una transición, en este caso entre la estabilidad propia de Tauro y la volubilidad típica de Géminis.

Por si fuera poco, el desenlace electoral ocurre con la entrada solar en el signo de los Gemelos, que nos anuncia la dualidad, la ambigüedad, la indefinición y la propia transición, ya que es el signo en que anuncia el tránsito de la primavera al verano, en el hemisferio norte.

                                                        UN NUEVO COMIENZO

No sólo el Sol está entrando en un nuevo signo (Géminis), sino que también están comenzando sus respectivos recorridos por nuevos signos zodiacales cuatro astros más: Venus en Cáncer, Marte en Acuario, Quirón en Aries y Urano en Tauro. Indicación de que el vigor de lo que está comenzando tiende a manifestarse.

La Luna Nueva va en franco crecimiento en Leo y termina formando un triángulo crítico (cuadratura en T) con Júpiter en Escorpio enfrentado a Mercurio en Tauro, que expresa la noción de liberación, la apertura de una válvula de escape a la alta presión que se siente en el ambiente social.

El día de la elección el planeta Plutón, que denota una fuerza oculta, transformadora, de mucho poder, se halla en conjunción exacta con un extraño símbolo astral, la Luna Negra o Lilith, punto de máximo alejamiento de la órbita lunar, que representa el carácter manipulador, secreto y maléfico que está detrás de una acción seductora. Se unen las fuerzas del planeta de la muerte y el inframundo (Plutón) con la de la energía femenina transformadora, misteriosa y mágica, que se oculta en la sombra de la noche (Luna Negra).

Una poderosa confrontación entre URANO y MARTE se despliega en la atmósfera colectiva. El primero, creador del caos y el desconcierto; y el segundo instigador de la furia y la pelea. Un ángulo cuadrado entre ellos, iniciando sus respectivos pasos por Tauro y Acuario, se asemeja a la condición astral de 2004, en la consulta refrendaria de entonces, provocando asombro, sorpresa y desconcierto.

Todo ello traduce una onda energética de novedad y de movimiento iniciatorio, llamado a superar las dudas y sacar los obstáculos del camino.

El resultado final concordará con las respectivas condiciones astrales de los correspondientes momentos natales de los dos principales contrincantes:

NICOLÁS MADURO Vs HENRI FALCÓN
Sol Sagitario   Sol Geminis
Luna Libra Menguante   Luna Virgo   Creciente
Cuadratura en T Mutable   Triángulo Armónico Agua
Saturno 6° Acuario   Júpiter 6° Acuario
Tigre de Agua   Búfalo de Metal
Número 7 (2+5=7)   Número 33 (maestro) / 3+3=6

Ambos signos solares están en oposición. Allí encontramos una doble confrontación entre ambos: Sagitario y Géminis son signos opuestos, y la cualidad de la primera mitad del primer tercio (decanato) de uno de los signos que rivaliza con el modo representativo de la segunda mitad del último tercio del otro signo zodiacal.

Maduro toma toda la fuerza impulsiva del signo Sagitario, mientras que Falcón asume la posición ambivalente y transicional de Géminis.

LOS DOS MAPAS

Aparte de pertenecer a signos contrapuestos y a estadios antagónicos, los mapas de nacimiento de ambos candidatos también poseen otras diferencias significativas.

  • CANDIDATO Evento Natal Condiciones Tránsitos 20-M
    MADURO Luna Menguante Libra Conjunción con Luna Negra Luna Creciendo 15° Leo sobre su Marte
    FALCÓN Luna Creciente Virgo Conjunción con Plutón Luna Creciendo 15° Leo sobre su Luna Negra

     

    Ambas lunas son contrarias en su fase. La de Falcón está en mayor sintonía con la del día de la elección (en proceso de crecimiento), mientras que la de Maduro se halla en sentido inverso. Ambas Lunas coinciden con la la unión que se produce en la jornada electoral entre Plutón (Falcón) y la Luna Negra (Maduro). Las sensaciones percibidas por los dos candidatos serán contrarias, aunque los dos deben atravesar por situaciones que suponen una exigencia de superación de manejos ocultos.

    MADURO Sol 01° Sagitario Conjunción con Mercurio 29° Escorpio Sol opuesto al Sol-Mercurio natal 29° Tauro-00° Géminis
    FALCÓN Marte 24° Leo Conjunción con Urano 23° Leo Marte en cuadratura con Urano 01° Acuario – 00° Tauro

     

    El SOL electoral estará transitado en oposición exacta a la dupla Sol-Mercurio de Maduro. Mientras que la presente cuadratura (90°) entre Marte y Urano comenzando Acuario y Tauro respectivamente, serán mejor asimilados por la conjunción producida en tiempos del nacimiento de Falcón.

     

    MADURO Venus 14° Escorpio conjunción con Neptuno 14° Escorpio Mercurio oposición con Venus-Neptuno 12° Tauro
    FALCÓN Venus 12° Tauro Oposición con Neptuno 09° Escorpio Mercurio conjunción con Venus 12° Tauro

     

    Mercurio electoral activa el Venus natal de Falcón, mientras que se opone a la conjunción Venus-Neptuno de Maduro.

    MADURO Sol 01° Sagitario Cuadratura en T con oposición Júpiter-Urano 04° Piscis/Virgo Sol 29° Tauro – 00° Géminis forma difícil Cruz Cósmica con Cuadratura en T natal.
    FALCÓN Quirón 06° Piscis Triángulo Armónico con Mercurio-Neptuno 08° Cáncer-Escorpio Venus 02° Cáncer en conjunción con Mercurio natal activa Triángulo Armónico con Quirón y Neptuno.

     

    La posición del SOL electoral convierte la Cuadratura en T de Maduro en una difícil Cruz Cósmica, activando las tensiones con los otros tres puntos zodiacales. Mientras que Venus, comenzando su recorrido por Cáncer, va acercándose al Mercurio natal de Falcón favoreciendo su triángulo armónico con Neptuno y Quirón.

     

    MADURO Saturno 06° Acuario Conjunción con Júpiter de Falcón. Marte a 06° Acuario en conjunción con su Saturno (contención).
    FALCÓN Júpiter 06° Acuario Conjunción con Saturno de Maduro. Marte a 06° Acuario en conjunción con su Júpiter (expansión).

     

    La posición del planeta Marte es importante, pues este año estará retrogradando (julio y agosto) y toca tres veces a los planetas natales de Maduro (Saturno) y Falcón (Júpiter) provocando las sensaciones de contención y expansión, respectivamente.

     

    FALCÓN Mercurio Rx 09° Cáncer En conjunción con el Sol natal de Venezuela. Posición planetaria personal sobre el Sol, Luna o Ascendente del país constituye un elemento propicio para la conexión con la población.

     

    Es de destacar que FALCÓN nació con Mercurio Retrógrado muy cerca del Sol natal de Venezuela. Mientras que MADURO es el único Presidente de los últimos 71 años que no posee ningún astro en conjunción con el Sol de la Patria. También sobresale la doble relación entre Venus y Mercurio en el mapa de Falcón, ya que Mercurio está transitando sobre su Venus natal y Venus lo hace también sobre su Mercurio natal. El mismo mensaje favorable, por partida doble.

EL APORTE NUMEROLÓGICO: UN DÍA NUEVE EN LA VIDA DEL SIETE Y DEL TREINTITRES

La fecha electoral (2+0+5+2+0+1+8=18=1+8=9) corresponde numerológicamente al último número de una sola cifra: el NUEVE (9). La energía de ese número remite a la idea de fin de un ciclo, de integración, de plenitud y de preparación para un  nuevo comienzo. Es el tres, tres veces, como una supra síntesis, la posibilidad del equilibrio y la perfección. La sumatoria de este número con la del nacimiento de cada candidato lo que hace es ratificar la energía con la que cada uno nació. El siete, en el caso de Maduro (2+3+1+1++1+9+6+2=25=2+5=7) y el treintitrés en el de Falcón (1+9+6+1+9+6+1=33), aunque el 33 se asimila al 6 (3+3=6), se le considera un Número Maestro, por repetir el mismo dígito, dándole un carácter superior. Este factor parece favorecer a Falcón, ya que el año electoral nueve conserva la fuerza del tres al cuadrado, y su número 33 mantiene armonía tanto con el 6 (3+3) como con el 9 (3×3).

EL ROL DESENCADENANTE DE URANO: EL FACTOR SORPRESA

El planeta Urano cumple con una función determinante en estas elecciones. Es el astro que simboliza los cambios abruptos, las situaciones inesperadas, la demolición de las estructuras (físicas, mentales sociales, culturales, religiosas o emocionales). Después de ocho décadas regresa al signo de Tauro; es decir, por vez primera se realizará una elección popular con Urano moviendo las materiales y sólidas estructuras de Tauro, y lo hace formando un ángulo de tensión con Marte, recién ingresado en Acuario, que es el signo regido por Urano. Ello nos habla de un período de cambios muy peleado, sometido a brusca confrontación.

LA ACCIÓN DE MARTE EN SU LUCHA POR EL PODER, AL ESTILO SATURNINO O AL MODO JUPITERIANO

Los dos principales pretendientes de esta contienda electoral coinciden en diversos elementos de la dinámica astral, uno de los más significativos es la posición ocupada por dos planetas antagónicos: Júpiter y Saturno, que representan dos formas de lucha por el poder: en Júpiter a través de la liberación y el descontrol, y en Saturno por vía de la castración y dominación.

Nacían los candidatos cuando uno de estos astros recorría los de Acuario. Henri Falcón comenzó a vivir cuando era Júpiter el que pasaba por allí, y Nicolás Maduro lo hacía cuando era Saturno el que habitaba ese espacio, 17 meses más tarde.

En esta contienda de finales de la segunda década del siglo XXI es Marte el que está pasando por allí, moviendo la fuerza combativa del respectivo planeta. Le corresponde al astro natal recibir su fuerza y su impulso para la batalla y para la victoria. Lo que al parecer favorece al ex-gobernador de Lara.

ESTÉRIL OPCIÓN ABSTENCIONISTA

En un tiempo como el presente, en donde la Luna Nueva va creciendo, cinco astros están iniciando sus respectivas pasantías por otros tantos signos, Urano se estrena desde Tauro y lucha contra Marte, se despliega una fuerza que propicia la acción y el combate, en lugar de la cómoda postura pasiva y replegada; por eso, el llamado a la abstención, aunque suene principista, carece de sentido, al menos en esta ocasión.

RESULTADOS ELECTORALES DEL 20-M Y SUS IMPREVISIBLES CONSECUENCIAS.

Todo parece indicar que cuando se cierre el evento electoral se impondrá un nuevo escenario político en el país, impactado por el asombro y la sorpresa. De cada uno de los tres ángulos con que se asume la contienda (candidatura oficial, candidatura opositora y abstencionismo) habrá desconcierto, estupefacción y extrañeza. Abstencionistas que a última hora cambiarán de opinión, carnetizados del Partido gubernamental que modificarán su voto y los que utilizarán la emisión del sufragio para castigar a unos y otros por no haber respondido a la confianza que se les había depositado.

A partir del inesperado y rotundo resultado se iniciará una nueva fase en el escenario político. Comenzarán las negociaciones y los acuerdos para buscar una salida consensuada. Pero, no habrá sido dicha la última palabra. Amanecerá el lunes 21 y veremos, con el primer Sol geminiano postelectoral buscando los matices, estimulando astucias, provocando ambiguas confusiones y emprendiendo nuevas formas de lucha, más sutiles.

El geminiano candidato tendrá que ejercer todo su verbo disuasivo y desarrollar una fina estrategia comunicacional para coronar en la mesa de discusiones una victoria superior a la que podría obtener en el escrutinio final. Lo difícil será convencer, con la palabra y la acción, con la moderación y el consenso, a sus propios votantes, a los más radicales abstencionistas, a la maquinaria roja y a parte de la comunidad internacional que ha amenazado con no reconocer ni las elecciones ni sus resultados, de que está en capacidad de liderar una nueva etapa en la vida política, económica, social, cultural, y espiritual de la nación.

Más allá de los símbolos observados y analizados aquí, no es fácil concluir cuál será el definitivo y último desenlace de esta batalla electoral. Saque Ud. sus propias conclusiones. El PRONÓSTICO queda bajo reserva, hay mucha tela por cortar, todavía.

Anuncios